REVISTA DE BARRIO CONVERTIDA EN BLOG

ACOMPAÑANOS CON UN MATE, TÉ, CAFÉ O CON LO QUE GUSTES
¡BIENVENIDOS! - ¡WELCOME!

PROVINCIA DE MISIONES, REPÚBLICA ARGENTINA
En español - Language Spanish

GRACIAS POR LA VISITA

-----------------------------------------------------------------------------
Este blog cuenta con temas de creación personal y extraídos de la web, revistas, diarios, con la única intención de entretener, aportar algo educativo y compartir un momento informativo sobre distintas cuestiones (Sin fines de lucro u otros intereses comerciales). Para ver los TEMAS anteriores, clickea en "LOS TEMAS PUBLICADOS" que se ordenan por año y número de post con sus respectivos títulos.

sábado, 20 de diciembre de 2014

545- ¡Asustémonos por un rato!

¡A la pucha, che, no se asustemos!

Cuando era chico había una frase en un portuñol que decía :"A la pucha che, no se asustemos si la bala vem por baixo, nois saltemos. A la pucha che, no se asustemos, si la bala vem por alto, nois agachemos" se refería de manera sarcástica humorística a superar el miedo que se daba ante eventualidades límites. 
Siendo niño y viviendo en un pueblo de la provincia de Misiones, no teníamos televisión así que para mirar algun programa debía ir a la casa de una tía que quedaba un tanto lejos. Sin iluminación en las calles, sin vehículos que anduviera por la roja tierra, y con las ganas de ver la caja boba, me fui solo una tardecita a su casa. Estab tan entretenido que me quedé con mis primos mirando un capítulo de la famosa miniserie "Salem's Lot". Jamás había visto una película o serie de terror. A su término, salí rumbo a mi casa con el corazón latiendo a mil por horas. Noche sin luna, silencio absoluto, ningun alma a esa hora, corría por las oscuras calles rodeada de monte y yuyo con las vívidas imágenes de un vampiro terrorífico. De pronto, tropecé con algo que estaba atravesado en el camino y me caí. Ese bulto se movió rápidamente y se levantó del suelo. Aun no recuerdo como llegué a mi casa por el susto vivido. Esa noche el caballo de un vecino dormía tranquilamente en esa calle deshabitada. Se convirtió en el potenciador de una experiencia inolvidable. Es una anécdota que desde la distancia raya lo absurdo sin embargo, cuando se es niño y protagonista sugestionado de la misma, se transforma en una experiencia desagradable. Alguien me dijo por ahí  que al miedo hay que enfrentarlo y superarlo, no importa la edad ni la condición se debe ser fuerte de espíritu y mente y es cierto.
El miedo es una de las sensaciones más básicas del ser humano donde una estructura primitiva con forma de almendra denominda amígdala manda una señal de un rápido aumento de adrenalina para activar todos los sistemas del cuerpo y que podamos reaccionar ante peligro. Es una respuesta natural ante el peligro; una sensación desagradable que atraviesa el cuerpo, la mente y el alma. El miedo libera emociones y se convierte en una sensación desagradable que puede provocar todo tipo de reacciones, tales como parálisis o ataques de ansiedad y en casos extremos se convierte en terror. Esto repercute negativamente en el físico e inclusive puede llevar a la muerte.
Sin embargo, la búsqueda de un miedo controlado, provoca placer por la adrenalina que libera. películas como Poltergeist, Anabelle, El silencio de los inocentes, El Exorcista, Las pesadillas de Freddy, entre otras tantas sagas de terror y horror, son generadoras de emoción por el subidón de adrenalina. Un experimento realizado en Nueva York y publicado por la revista Science reveló que el estrés agudo causado por una película de miedo obliga al cerebro a reorganizarse, hace que los sentidos se agudicen y crea un estado de alerta que fortalece los recuerdos de experiencias estresantes donde se reduce la capacidad de análisis. Esto se sucede por la acción del neurotransmisor denominado noradrenalina. 
Los investigadores han descubierto que, cuando en la pantalla sucede algo que nos aterroriza, la amígdala se estimula de la misma manera como si estuviera ocurriendo en la vida real. Lo maravilloso de esto es que enseguida la corteza prefrontal del cerebro interpreta la información y pone las cosas en su lugar, tratándolo como una secuencia de ficción. Como el susto inicial ya ha liberado una buena dosis de adrenalina y dopamina (la hormona del placer), una vez que sabemos que no existe ninguna amenaza, muchas personas disfrutan del miedo. Inclusive aquellas que pertenecen al perfil conocido como buscador de riesgos quienes poseen más receptores para la dopamina que estimula más su placer, así lo reveló el psiquiatra de la Universidad de Vanderbilt, en EE.UU, David Zald.
El miedo se puede deber a algo que pasó, que está sucediendo o que podría pasar y es difícil de controlar. Lo curioso es que no siempre es el espejo de algo real. Muchas veces se teme a algo que no existe, que es producto de la imaginación, como los monstruos.

0 - DEJA TU OPINIÓN: ACÁ:

Publicar un comentario

Su mensaje se publicará en breve. Muchas gracias por opinar.

 
ir arriba