REVISTA DE BARRIO CONVERTIDA EN BLOG

ACOMPAÑANOS CON UN MATE, TÉ, CAFÉ O CON LO QUE GUSTES
¡BIENVENIDOS! - ¡WELCOME!

PROVINCIA DE MISIONES, REPÚBLICA ARGENTINA
En español - Language Spanish

GRACIAS POR LA VISITA

-----------------------------------------------------------------------------
Este blog cuenta con temas de creación personal y extraídos de la web, revistas, diarios, con la única intención de entretener, aportar algo educativo y compartir un momento informativo sobre distintas cuestiones (Sin fines de lucro u otros intereses comerciales). Para ver los TEMAS anteriores, clickea en "LOS TEMAS PUBLICADOS" que se ordenan por año y número de post con sus respectivos títulos.

jueves, 18 de diciembre de 2014

544 - ¿Bostezamos?...¡Ajummm!

EL BOSTEZO


Es un acto común e inherente a los humanos; abrimos involuntariamente la boca y realizamos una inhalación profunda y prolongada de aire para luego exhalarlo de manera paulatina. En esta acción se estiran los músculos faciales, se inclina la cabeza hacia atrás, se cierran o entornan los ojos, se lagrimea, se saliva, se abren las trompas de Eustaquio del oído medio y se realizan muchas otras, aunque imprecisas, acciones cardiovasculares, neuromusculares y respiratorias. Claro que este acto no es exclusivo de los humanos sino que los animales vertebrados también experimentan este acto; serpientes, peces, aves, cocodrilos, tortugas y de manera frecuente todos los mamíferos. 
 Bostezar es un mecanismo biológico destinado a enfriar el cerebro cuando tenemos la cabeza caliente. Por lo menos así lo ha demostrado un estudio de la Universidad de Princeton, en EEUU. 
Gary Hack, de la Universidad de la Facultad de odontología de Maryland en Baltimore, nos dice que “al bostezar se expanden y contraen las paredes del seno maxila para bombear aire al cerebro, lo que hace disminuir su temperatura. Al igual que los ordenadores, el cerebro humano es muy sensible a las temperaturas y debe permanecer fresco para operar eficientemente”, publicado en la revista Medical Hypotheses. 
Ubicado en nuestros pómulos, el maxilar es una de las cuatro cavidades más grandes en las cabezas humanas. Su estrecha relación con el ciclo sueño-vigilia, especialmente en los momentos previos al dormir y siguiendo al despertar, está vinculado a cambios de estado y de actividad. El único componente de este reflejo que se encuentra solo en el hombre, es que puede contagiarse. Por lo tanto, se lo considera como constituyente del mecanismo adaptativo de respuesta al estrés, formando parte del reflejo de vigilancia. Las estructuras anatómicas y los sistemas neuroquímicos comunes intervinientes en el bostezo, el ciclo sueño-vigilia y la epilepsia del lóbulo temporal, nos permitirían postular que el bostezo sería la expresión de un sistema de protección inducido por los Péptido opioide, que actuarían en la inhibición y prevención de las crisis epilépticas del lóbulo temporal. El tronco cerebral al detectar esto genera el bostezo. 

¿Bostezamos juntos?
Se ha verificado experimentalmente que un 60% de las personas responden a un bostezo con otro bostezo. Así que los bostezos son contagiosos entre los seres humanos, también entre animales y humanos. Se ha confirmado que entre chimpancés ocurre lo mismo; por consiguiente, debe estar asociado a la empatía y a las neuronas espejo; cuando nos referimos a la empatía, la definimos como la habilidad cognitiva de una persona para comprender el universo emocional de otra es decir, la capacidad psicológica o cognitiva de sentir o percibir lo que otra persona sentiría si estuviera en la misma situación vivida por esa persona. 
Por su parte, las "Neuronas espejos" son un grupo de células (que fueron descubiertas por el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti) están relacionadas con los comportamientos empáticos, sociales e imitativos. Su misión es reflejar la actividad que estamos observando. Este tipo de células se encuentran ubicadas en la corteza frontal inferior del cerebro, cercanas a la zona del lenguaje, permitiendo el estudio a los expertos de la relación existente entre lenguaje e imitación de gestos y sonidos. La doctora en Ciencias Biológicas, profesora en Psiquiatría y investigadora en Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona, Lydia Giménez-Llort publicó en el portal español ABC lo siguiente: "El hecho cada vez más claro, a nivel neuropsicológico, de que el contagio de bostezos esté relacionado con la empatía resulta encantador. Solo nos queda comprender del todo los complejos mecanismos neurales que hay tras el contagio de los bostezos. Sabemos que la susceptibilidad a contagiarse los bostezos está correlacionada con la velocidad de autoreconocimiento de nuestra propia cara y los estudios con neuroimagen funcional nos han permitido adivinar que está también asociada a la activación de regiones del cerebro relacionadas con los procesos cognitivos de tipo social. Y, tal como era de esperar, el nivel de activación cerebral al contagiarse el bostezo es mayor cuanta más similitud existe entre los dos bostezos, el escuchado y el contagiado, lo cual demuestra su implicación y la relación entre los bostezos y la empatía".

Probables causas para bostezar
El bostezo es un poderoso mensaje no verbal con varios posibles significados, dependiendo de las circunstancias: Puede ser un indicador de cansancio, estrés, exceso de trabajo o aburrimiento. También, en algunos casos, por hambre. Una acción que indica descompresión psicológica tras un estado de alerta elevado. Un medio de expresión de emociones fuertes como el enojo, el aburrimiento y el rechazo. Un bostezo puede expresar fuertes mensajes asociales, por lo que en algunas culturas la gente intenta disimular el bostezo colocando una mano sobre la boca. Desde la perspectiva médica las causas que se presentan son:
  •  Somnolencia o cansancio. 
  • Trastornos asociados con somnolencia excesiva durante el día. 
  • Reacción vasovagal (estimulación de un nervio, vago), causado por ataque cardíaco o disección aórtica. 
  • Problemas cerebrales como tumor, accidente cerebrovascular, epilepsia, esclerosis múltiple. Ciertos medicamentos (infrecuente). 
  •  Problemas con el control de la temperatura corporal (infrecuente). 
El bostezo es entonces, algo normal y común en las personas tal como lo vimos sin embargo, cuando se presentan cuadros como bostezo excesivo e inexplicable o somnolencia excesiva durante el día, es recomendable consultar a un profesional médico quien evaluará la situación de acuerdo a su ficha médica y el contexto de su padecimiento.


Fuentes de consultas:

0 - DEJA TU OPINIÓN: ACÁ:

Publicar un comentario

Su mensaje se publicará en breve. Muchas gracias por opinar.

 
ir arriba