REVISTA DE BARRIO CONVERTIDA EN BLOG

ACOMPAÑANOS CON UN MATE, TÉ, CAFÉ O CON LO QUE GUSTES
¡BIENVENIDOS! - ¡WELCOME!

PROVINCIA DE MISIONES, REPÚBLICA ARGENTINA
En español - Language Spanish

GRACIAS POR LA VISITA

-----------------------------------------------------------------------------
Este blog cuenta con temas de creación personal y extraídos de la web, revistas, diarios, con la única intención de entretener, aportar algo educativo y compartir un momento informativo sobre distintas cuestiones (Sin fines de lucro u otros intereses comerciales). Para ver los TEMAS anteriores, clickea en "LOS TEMAS PUBLICADOS" que se ordenan por año y número de post con sus respectivos títulos.

domingo, 14 de diciembre de 2014

541- Mi perro querido

 A nuestro perro, lo mejor...

En el plano mascotero se da una dualidad que se impone por encima de las demás en cuanto a gustos se refiere. Nos referimos a perros y gatos. Claro que en esta dicotonomía de elecciones, cada uno defiende y argumenta su gusto por la mascota seleccionada. Y es que para dar amor no se necesita argumentar ni justificar nada; solo basta con amar e interactuar con el animalito adoptado.
 En ese dar y recibir los perros son fieles y poseen una nobleza digno de admirar e imitar. A diferencia de los gatos, en un momento de susto el perro no huye de su amo aunque en otras circunstancias, es el humano quien abandona al perro que  espera reencontrarse  con su amo. Se dieron casos públicos y reconocidos donde el perro esperaba a su dueño frente a hospitales y cementerios.
Y por eso, desde el momento en que decidimos adoptar una mascota hay que tener presente la responsabilidad y el cariño. El can sufre cuando lo tratamos mal y muchas veces esto sucede sin darnos cuenta o por ignorancia. Cuando los malcriamos y luego queremos corregirlos optamos por castigos que, en vez de cambiar la conducta, destruimos el espíritu del perro. Tal como lo publica el portal peruano Dixit.com, hay cinco maneras  comunes de acabar con el espíritu canino:

1. No ejercitándolo:

La falta de tiempo de muchos amos de perros es la principal razón por la que muchos perros no salen a correr, jugar y distraerse. Mantenerlo en el patio o simplemente dentro de casa no es bueno para su salud física y mental. Ellos necesitan estar al aire libre y compartir de esos momentos contigo.
2. Quitarle su comida y juguetes:

Muchos dueños creemos que la mejor forma de castigar a nuestra mascota es quitarle su comida o juguetes, pues, muchos piensan que de esta forma imponen autoridad. Sin embargo, esto solo hace que los perros se vuelvan más agresivos.
3. Poner a tu perro en una jaula como castigo:

Aunque las jaulas pueden ser lugares divertidos y seguros para que el perro se relaje, muchos dueños de perros lo utilizan como un espacio para castigar a sus mascotas. Esto solo provoca que los canes sientan aversión contra las jaulas.
4. Gritarle constantemente:

Una de las peores formas de corregir a tu mascota es con los gritos. Si haces esto constantemente, es probable que tu relación con tu perro no sea la mejor, al menos para él. Para que entiendas mejor cómo se puede sentir tu can, imagínate que en tu trabajo tu jefe para indicarte cada cosa lo haga gritando, pues, así de incómodo y estresado se siente tu perro cuando le gritas. Antes de levantar la voz, enséñale cómo debe hacer las cosas. El error que muchas veces cometemos es gritar y no enseñarles cómo deben hacer las cosas.
5. Dejarlo solo por largos periodos:

Así como lo mencionamos en el primer punto, el tiempo les juega una mala pasada a muchos dueños de perros. A pesar que queremos a nuestra mascota y desearíamos tener más tiempo para ellos, nuestra falta de tiempo puede estar acabando con el espíritu que tienen. Recuerda que los canes son animales sociales y necesitan tener constante contacto con su dueño, así que si lo dejas solo ocho horas o más, es mejor que veas la forma de hacer que tu perro no se sienta solo y pases más tiempo con él.
La conducta de un perro responderá si se encuentra equilibrado o no, segun como lo trate su familia humana. Pero... ¿Qué es el equilibrio? El famoso entrenador canino conocido como el "Encantador de perros", Cesar Millan nos responde lo siguiente: " Para mi es uno que está cómodo en su piel. Es un perro que se lleva bien con otros perros y con las personas, que entiende las pautas y las rutinas de su vida, pero que además está abierto a nuevas experiencias y no se ve perjudicado por problemas de comportamiento, como el miedo, la ansiedad o la obsesión". Y nos propone cinco normas para lograrlo (Extractos del libro “Las normas de César Millán. Cómo fomentar el equilibrio entre usted y su perro” - Editorial Aguilar):

1. Cuando introduzcas un perro en tu vida no pienses sólo en lo que querés de él. Pensá antes en lo que tenés que darle a ese perro para que sea feliz con vos. Empezá por pensar que tu perro es primero un animal, segundo un perro, tercero una raza y cuarto un nombre, y satisfacé sus necesidades en ese mismo orden. La experiencia me dice que, una vez que hayas satisfecho las necesidades de tu perro, este querrá automáticamente satisfacer las tuyas.
2. Por supuesto, querés tener un perro para amarlo, pero el amor no es lo primero ni lo único que necesita un perro para ser feliz. Al igual que la gran mayoría de las personas, el amor no basta por sí solo. Seguí mi fórmula en tres pasos: primero ejercicio, segundo disciplina (reglas, fronteras y límites: ¡adiestramiento incluido!) y tercero cariño. En ese orden.
3. Ejercicio: el ejercicio significa al menos un (y mejor si son dos) largo paseo cada día de cuarenta y cinco minutos o más (¡mínimo, treinta minutos!), dependiendo de la raza, el tamaño, el nivel de energía y la edad del perro. Dejar que tu perro corra por el jardín no sirve. Por ejercicio, me refiero a un paseo estructurado con vos a su lado. Esto satisface la necesidad de tu perro de trabajar para ganarse la comida y el agua, de acuerdo con su manada. Además es la herramienta más poderosa de que dispone para crear una conexión profunda y signicativa con tu perro y, sobre todo, ¡es gratis!
4. Disciplina: el perro aprendió de su madre reglas, fronteras y límites desde el mismo momento en que empezó a respirar. Las reglas no molestan a los perros: las necesitan. Tu trabajo como propietaria de un perro consiste en ser clara y sencilla en cuanto a dichas reglas: ¡y en ser siempre coherente con ellas! Para cualquier perro equilibrado es importante conocer los parámetros de su mundo y qué lugar ocupa en su manada.
5. Cariño: el cariño no tiene por qué ser una caricia, ni tiene por qué traducirse en una golosina. En primer lugar es la relación de confianza y respeto entre la persona y el perro. Una persona sin brazos puede tener una relación de cariño con su perro aunque no pueda acariciarlo. Lo bonito de los perros es que, cuando los tratás con honor y respeto, te lo devuelven multiplicado por mil. El perro es quizás el ser más generoso y justo del planeta. Por otro lado, mostrarle cariño, del modo que sea —jugando con él, dándole una golosina y, por supuesto, acariciándolo o dándole un masaje—, es muy bueno e incluso terapéutico para vos y para el perro.

0 - DEJA TU OPINIÓN: ACÁ:

Publicar un comentario

Su mensaje se publicará en breve. Muchas gracias por opinar.

 
ir arriba