REVISTA DE BARRIO CONVERTIDA EN BLOG

ACOMPAÑANOS CON UN MATE, TÉ, CAFÉ O CON LO QUE GUSTES
¡BIENVENIDOS! - ¡WELCOME!

PROVINCIA DE MISIONES, REPÚBLICA ARGENTINA
En español - Language Spanish

GRACIAS POR LA VISITA

-----------------------------------------------------------------------------
Este blog cuenta con temas de creación personal y extraídos de la web, revistas, diarios, con la única intención de entretener, aportar algo educativo y compartir un momento informativo sobre distintas cuestiones (Sin fines de lucro u otros intereses comerciales). Para ver los TEMAS anteriores, clickea en "LOS TEMAS PUBLICADOS" que se ordenan por año y número de post con sus respectivos títulos.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

550 - ¡Año nuevo, tiempo nuevo!

El tiempo


El tiempo. Podríamos definirlo bajo distintas perspectivas e inclusive hasta lo clasificamos como una dimensión más. Lo cortamos en trozo, lo enumeramos y eso nos permite tener un orden que gobierne nuestras vidas con el poder de indicarnos nuestro nacimiento y la muerte inevitable. Hasta tal punto llega su dominio sobre los seres vivos, que maneja los momentos de alimentación y descanso. 
No hace falta ningun instrumento que nos permita sentir su presencia; basta con ver el movimiento del sol y las estrellas, el día y la noche, como para entender que su existencia es un viaje constante sin prisa y sin pausa. Su percepción por distintos motivos varía de acuerdo a la edad o la situación determinada en que uno esté inserto o la ocupación que se esté llevando a cabo. Dentro de su infinita línea se halla pequeños fragmentos manipulado por el ser humano que lo bautizó como "años".
El año. Compuesto por cuatro dígitos, cuatro números ubicados en el tiempo, el año se presenta como un conteo inapelable de la vida sobre la tierra y ese conteo según la cultura que lo maneje, posee diversas simbologías, valor y trascendencia. El año es una porción de tiempo; un conjunto eterno de meses y días que simplemente cambiarán su valor numérico y las experiencias vividas por los seres que se hallan inserto en él. La cifra numérica del año, dependerá del calendario que se utilice. Dentro de la cultura occidental y también en algunas sociedades orientales, al avance del tiempo se mide con el calendario gregoriano.
 Este sistema fue impuesto en Europa hacia el mundo por el Papa Gregorio XIII y elaborado por matemáticos y estudiosos de la Universidad de Salamanca quienes reformaron el anterior denominado Juliano en el año 1582. 
El calendario gregoriano es un calendario solar y todos los años que no son fines de siglo pueden ser bisiestos si son divisibles entre cuatro, con una duración de 366 días, o comunes si no son divisibles entre cuatro, con una duración de 365 días. Los fines de siglo que son divisibles entre 400 son bisiestos mientras que los que no son divisibles entre 400 son comunes. Estas dos reglas producen una duración media del año durante un período de 400 años igual a: 






Esta corrección fue necesaria debido a que la fecha del equinoccio se iba corriendo sistemáticamente debido a la mala aproximación del calendario juliano, que  era de un día cada 128.2 años. La fecha del equinoccio se había corrido 10 días para 1,582. 

La corrección gregoriana fue puesta en marcha inicialmente en Italia, España, Polonia y Portugal saltando del día 4 de octubre de 1,582 al 15 de octubre de 1,582. La corrección llegó a América en la medida que la información fue transmitida desde España. 
Los demás países europeos y de otras partes del mundo se fueron sumando paulatinamente como Francia en diciembre de 1,582, Gran Bretaña en 1,752, China en 1,911, Rusia en 1,918 y Turquía en 1,927. 
El salto del 4 al 15 de octubre se propuso para que el equinoccio volviera al 21 de marzo como había sido fijado por el Concilio de Nicea en el año 325 cuando también se determinó que el Domingo de Pascua sería el domingo después del plenilunio posterior al 20 de marzo; es decir después del equinoccio (que entonces se habia fijado el 21 de marzo). Luego de esta corrección se espera que haya una corrección de un día al cabo de 3,333 años con el año trópico fijo. 
Y deja el equinoccio el 21 de marzo que puede correrse a lo sumo al 20 o al 22 de marzo. Los días de la semana en idioma español están relacionados con los astros movibles y los dioses relacionados con ellos de acuerdo con la tradición romana con una modificación importante introducida por Constantino; quién cambio el "Dies Solis" por "Dominica dies", en latín, que se convirtió en Domingo, cuyo significado es "El día del Señor"
Más allá de las explicaciones científicas o anexos (que quienes están más interesados en saber tienen la opción de googlear sobre el tema), celebrar el año nuevo es parte de nuestra cultura y de nuestras costumbres. Como la Navidad son de las pocas fiestas que nos conectan y compartimos la gran familia de la humanidad. A pesar de que millones no tuvieron un buen año la esperanza de que en el nuevo fragmento temporal se sucedan mejores acontecimientos de vida, los sueños y los deseos se mantienen intactos. 



Fuente consultada:

lunes, 29 de diciembre de 2014

549- Un toque de humor

Mix de chistes

Se nos va el 2014 y si podemos, vamos a saludarle con alegría...

Llamando a la Policía
Tengo un sueño muy liviano y por eso anoche sentí que había alguien en el jardín de la casa. Me levanté silenciosamente y observé desde la ventana de mi dormitorio que se escurría entre las plantas. Como mi casa es muy segura, rejas en las ventanas, cámaras de vigilancia, trabas seguras en las puertas, no me preocupé tanto pero, claro que no iba a dejar al delincuente que salga con la suya así que llamé bajito a la policía, informé la situación y di mi dirección. La operadora me preguntó:
-Señor, ¿El ladrón está armado?...
-¡No se, señora, por que no puedo ver...
-¿Dónde se encuentra, usted?
-Dentro de la casa, en mi habitación, en el primer piso. El ladrón está en el jardín. Yo tengo alarma, cámaras y bien segura las puertas, pero...
 -No se preocupe señor, ya vamos en camino apenas tengamos un móvil cerca ya que en este momento no hay agentes disponibles. Tenga paciencia, por favor...
 Un minuto después llamé nuevamente y dije con voz calma:
 - Hola, hace un rato llamé porque había alguien en mi jardín. No hay necesidad de que se apuren. Yo ya maté al ladrón con un tiro de escopeta calibre 12, que tengo guardada para este tipo de emergencias. ¡El tiro le destrozó la cabeza al pobre tipo!...
 Pasados menos de tres minutos, había en mi calle cinco patrulleros, un helicóptero, una unidad de rescate y del Grupo Halcón, un equipo de Crónica TV, Canal 7, América 2, Telefé, C5N, TN, Canal 13, Canal 9, 26 TV, incontables periodistas de radios, cronistas de diarios, representantes de los de los derechos humanos, abogados caranchos... La Policía sorprendió al ladrón con una barreta, tratando de quitar un barrote del ventanal del baño y que observaba todo con asombro. Tal vez, pensaba que era la casa de algún político importante.
 En medio del tumulto, el encargado del operativo se aproximó y me dijo: 
 -Creí que dijo que había matado al ladrón. 
Yo le contesté: 
 - Creí que me dijeron que no habían móviles disponibles... 
-------------------------------------------------------------------------------------------------

Viaje
Entran 2 chicos al aula, y la maestra le dice a uno de ellos: 
-Alumno, ¿por qué llegó tarde?
-Es que soñaba que viajaba por todas partes, conocía tantos países, paisajes, personas y me desperté un poco tarde. 
-¿Y usted, señorita?
-¡Y...Yo fui al aeropuerto a recibirlo! 

-----------------------------------------------------------------------

Hombre cariñoso
Un matrimonio estaba cenando con un amigo de años. Durante la cena, el marido cada vez que se dirigía a su esposa, le decía: 
-Amor mío, pásame el pan...Mi vida, ¿me alcanzás el agua?.. Cariño, rico te salió el pollo ¿Me servís otra presa?...
Cuando la señora se fue al baño por unos minutos, el amigo le comenta impresionado al marido: -¡Hombre, realmente estoy impresionado de la forma como tratás a tu esposa! Siempre dirigiéndote a ella, de manera dulce. Muy bien, che, te felicito.
El marido mira hacia el pasillo y le responde por lo bajo:
-¡Shhh!... Es que hace seis años que me olvidé de su nombre... 

------------------------------------------------------------------------------------------

Psicología
Una maestra nueva, trata de aplicar métodos psicológicos, aprendidos en el Magisterio. Comienza diciendo a su clase : 
- Todo aquel que se crea estúpido, póngase de pie.. 
Luego de unos cuantos segundos de silencio absoluto, Jaimito se para. 
La docente sorprendida le pregunta:
 - Jaimito, ¿Crees ser estúpido? 
- No, señorita…Pero me da pena verla parada solita…

sábado, 27 de diciembre de 2014

548 - Morsquito, el chicanero..

Y sigue revoloteando...


(Click en cada imagen para ver en alta resolución)





martes, 23 de diciembre de 2014

547 -¡Navidad!

NAVIDAD, FIESTA CRISTIANA



La navidad es una fiesta importante dentro de la comunidad cristiana, en especial en la Católica Apostólica Romana. Para muchos es un momento trascendente de fe, para otros la posibilidad de un reencuentro con ciertos seres queridos y para los ateos y negadores de la fe simplemente un feriado más para regalar cosas, disfrutar de una fiesta con comilona incluida y salir a bailar.
Lo cierto es que la Navidad es una fecha sumamente importante dentro del mundo occidental y su valor originalmente religioso fue mutando hasta convertirse en una fecha de excesos y regalos aunque el objetivo en su gran medida es la comunión familiar y de amigos. 
Desde su concepción original la navidad significa (nativitas en latín), Nacimiento del hijo de Dios. La Iglesia Católica, en su misión de ir por el mundo llevando la Buena Nueva ha querido dedicar un tiempo a profundizar, contemplar y asimilar el Misterio de la Encarnación del Hijo de Dios; a este tiempo lo conocemos como Navidad. 
Cerca de la antigua fiesta judía de las luces y buscando dar un sentido cristiano a las celebraciones paganas del solsticio de invierno, la Iglesia aprovechó el momento para celebrar la Navidad. En este tiempo los cristianos por medio del Adviento se preparan para recibir a Cristo,"luz del mundo" (Jn 8, 12) en sus almas, rectificando sus vidas y renovando el compromiso de seguirlo. Durante el Tiempo de Navidad al igual que en el Triduo Pascual de la semana Santa celebramos la redención del hombre gracias a la presencia y entrega de Dios; pero a diferencia del Triduo Pascual en el que recordamos la pasión y muerte del Salvador, en la Navidad recordamos que Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros. La Navidad celebra esa presencia renovadora de Cristo que viene a salvar al mundo. 
Cristo mismo es la vida que renueva la naturaleza caída del hombre y de la naturaleza. Hay referencias históricas de que en la Edad Media había grandes libertades en los templos. Por tanto, es muy probable que los Papas eligieran el 25 de Diciembre para conmemorar el nacimiento de Jesús con el fin de que los fieles cristianos se apartaran de las celebraciones paganas del solsticio de invierno. 
La Navidad venía así a ocupar el lugar que todavía llenaban esas fiestas saturnales y otras propias del invierno en Roma. Reinando Constantino el Grande, la iglesia propuso que el 25 de diciembre se celebrara el nacimiento del Salvador por su coincidencia con la celebración romana del Sol Invictus. En todo caso, en el año 345 d.c. el día 25 era fiesta de Navidad en Occidente.En Oriente, sin embargo, la celebran el 6 de enero, pero la influencia de San Juan Crisóstomo, padre de la Iglesia de Oriente y patriarca de de Alejandría, y de San Gregorio Nacianzeno, el teólogo, amigo de San Basilio, consiguió que adoptaran el 25 de diciembre. 

De San Nicolás a Papá Noel 

 San Nicolás fue obispo de Mira, Licia en el siglo IV. Probablemente asistió al Concilio de Nicea en el año 325 d.c. Sin embargo, sus reliquias parece que fueron trasladadas en 1087 a Bari, donde se conservan en un sarcófago del que emana un bálsamo al que se atribuyen efectos milagrosos. Universalmente reconocido como taumaturgo, se le aplican numerosas leyendas relacionadas con resurrección de niños y dotación de vírgenes. 
Una de ellas cuenta que una noche ,cuando trataba de transportar tres bolsas de oro hasta las tres hijas de un mercader arruinado, una de las bolsas cayó dentro de los calcetines que colgaban de la chimenea para secarse y que por eso desde entonces se cuelgan los calcetines en espera de regalos. El mercader, vecino suyo, había decidido prostituir a sus tres hijas porque no tenía dinero para la dote. La historia cuenta que el santo arrojó las limosnas discretamente por una ventana para librar de la deshonra a las tres doncellas. 
Otra leyenda asegura que San Nicolás devolvió la vida a tres niños que habían sido descuartizados y puestos en salmuera por un terrible secuestrador caníbal .Su fiesta se celebra el 6 de diciembre y es el patrón de Rusia y de Lorena, y muy popular en la citada Rusia, Grecia, Italia, el Norte de Europa, Alemania e Inglaterra, donde ha sido asimilado a su Papá Noel, ese personaje legendario de barba blanca, vestido de rojo y con capucha, y a Santa Claus, denominación anglosajona de San Nicolás, y con funciones de protector y patron de niños. 
San Nicolás viaja por estas fechas a Holanda desde España en un velero y acompañado por Pedro el negro, una especie de Betama que decide qué niños merecen regalos y quiénes no. En Estados Unidos, el sinter Klaas importado se convirtió en Santa Claus. 
En el Mediterranéo, San Nicolás sustituyó en las fiestas y creencias populares a Poseidón, rey de los mares y dios de los terremotos de la mitología clásica. Se le representa con orgamentos episcopales y sus atributos son tres bolsas de oro con las que libró de la prostitución a las tres doncellas, los tres niños resucitados y un ancla, como protector de los hombres de mar, pues estando en Palestina dicen que calmó una enorme tempestad.

El Arbol de navidad 

Desde hace siglos En la antigüedad, los germanos estaban convencidos de que tanto la Tierra como los Astros pendían de un árbol gigantesco, el Divino Idrasil o Árbol del Universo, cuyas raíces estaban en el infierno y su copa, en el cielo. Ellos, para celebrar el solsticio de invierno (que se da en esta época en el Hemisferio Norte), decoraban un roble con antorchas y bailaban a su alrededor. 
Alrededor del año 740, San Bonifacio –el evangelizador de Alemania e Inglaterra- derribó ese roble que representaba al Dios Odín y lo reemplazó por un pino, el símbolo del amor eterno de Dios. Este árbol fue adornado con manzanas (que para los cristianos representan las tentaciones) y velas (que simbolizaban la luz del mundo y la gracia divina)
Al ser una especie perenne, el pino es el símbolo de la vida eterna. Además, su forma de triángulo representa a la Santísima Trinidad. En la Edad Media, esta costumbre se expandió en todo el viejo mundo y, luego de la conquista, llegó a América. El primer árbol de Navidad, decorado tal como lo conocemos en la actualidad, se vio en Alemania en 1605 y se utilizó para ambientar la festividad en una época de extremo frío. A partir de ese momento, comenzó su difusión: a España llegó en 1870, a Finlandia en 1800, y en el Castillo de Windsor –en Inglaterra- se vio por primera vez en 1841, de la mano del Príncipe Alberto, el esposo de la Reina Victoria. 

¿Qué significa cada adorno? 
 Todo fue cambiando con el paso de los años y aquellas manzanas y velas del comienzo, hoy se convirtieron en las tradicionales esferas y las guirnaldas con luces de colores. Esto es lo que no puede faltar en tu árbol. 
  • Las bolitas: Representan los Dones que Dios les da a los hombres. Las de color azul simbolizan el arrepentimiento; las rojas, las peticiones; las doradas, albanzas; y las plateadas, agradecimiento. 
  • La estrella: Es habitual ponerla en la punta. Ésta representa la fe que guía nuestra vida. 
  • Cintas y moños: Simbolizan la unión familiar y la presencia de nuestras personas queridas alrededor de todos estos dones. 
  • Angelitos: Son los mensajeros entre nosotros y el cielo y son los encargados de protegernos, por eso no pueden faltar en tu árbol. 
  • Las luces: No importa el color o si se prenden y se apagan. Ellas tienen un sentido, y es el de iluminar nuestro camino en la fe.




Fuente de consulta: 
Aciprensa
Clarín.com

lunes, 22 de diciembre de 2014

546 - Morsquito parte 3

Otra vez este insecto molestoso...

(Click en cada imagen para ver en alta resolución) 






sábado, 20 de diciembre de 2014

545- ¡Asustémonos por un rato!

¡A la pucha, che, no se asustemos!

Cuando era chico había una frase en un portuñol que decía :"A la pucha che, no se asustemos si la bala vem por baixo, nois saltemos. A la pucha che, no se asustemos, si la bala vem por alto, nois agachemos" se refería de manera sarcástica humorística a superar el miedo que se daba ante eventualidades límites. 
Siendo niño y viviendo en un pueblo de la provincia de Misiones, no teníamos televisión así que para mirar algun programa debía ir a la casa de una tía que quedaba un tanto lejos. Sin iluminación en las calles, sin vehículos que anduviera por la roja tierra, y con las ganas de ver la caja boba, me fui solo una tardecita a su casa. Estab tan entretenido que me quedé con mis primos mirando un capítulo de la famosa miniserie "Salem's Lot". Jamás había visto una película o serie de terror. A su término, salí rumbo a mi casa con el corazón latiendo a mil por horas. Noche sin luna, silencio absoluto, ningun alma a esa hora, corría por las oscuras calles rodeada de monte y yuyo con las vívidas imágenes de un vampiro terrorífico. De pronto, tropecé con algo que estaba atravesado en el camino y me caí. Ese bulto se movió rápidamente y se levantó del suelo. Aun no recuerdo como llegué a mi casa por el susto vivido. Esa noche el caballo de un vecino dormía tranquilamente en esa calle deshabitada. Se convirtió en el potenciador de una experiencia inolvidable. Es una anécdota que desde la distancia raya lo absurdo sin embargo, cuando se es niño y protagonista sugestionado de la misma, se transforma en una experiencia desagradable. Alguien me dijo por ahí  que al miedo hay que enfrentarlo y superarlo, no importa la edad ni la condición se debe ser fuerte de espíritu y mente y es cierto.
El miedo es una de las sensaciones más básicas del ser humano donde una estructura primitiva con forma de almendra denominda amígdala manda una señal de un rápido aumento de adrenalina para activar todos los sistemas del cuerpo y que podamos reaccionar ante peligro. Es una respuesta natural ante el peligro; una sensación desagradable que atraviesa el cuerpo, la mente y el alma. El miedo libera emociones y se convierte en una sensación desagradable que puede provocar todo tipo de reacciones, tales como parálisis o ataques de ansiedad y en casos extremos se convierte en terror. Esto repercute negativamente en el físico e inclusive puede llevar a la muerte.
Sin embargo, la búsqueda de un miedo controlado, provoca placer por la adrenalina que libera. películas como Poltergeist, Anabelle, El silencio de los inocentes, El Exorcista, Las pesadillas de Freddy, entre otras tantas sagas de terror y horror, son generadoras de emoción por el subidón de adrenalina. Un experimento realizado en Nueva York y publicado por la revista Science reveló que el estrés agudo causado por una película de miedo obliga al cerebro a reorganizarse, hace que los sentidos se agudicen y crea un estado de alerta que fortalece los recuerdos de experiencias estresantes donde se reduce la capacidad de análisis. Esto se sucede por la acción del neurotransmisor denominado noradrenalina. 
Los investigadores han descubierto que, cuando en la pantalla sucede algo que nos aterroriza, la amígdala se estimula de la misma manera como si estuviera ocurriendo en la vida real. Lo maravilloso de esto es que enseguida la corteza prefrontal del cerebro interpreta la información y pone las cosas en su lugar, tratándolo como una secuencia de ficción. Como el susto inicial ya ha liberado una buena dosis de adrenalina y dopamina (la hormona del placer), una vez que sabemos que no existe ninguna amenaza, muchas personas disfrutan del miedo. Inclusive aquellas que pertenecen al perfil conocido como buscador de riesgos quienes poseen más receptores para la dopamina que estimula más su placer, así lo reveló el psiquiatra de la Universidad de Vanderbilt, en EE.UU, David Zald.
El miedo se puede deber a algo que pasó, que está sucediendo o que podría pasar y es difícil de controlar. Lo curioso es que no siempre es el espejo de algo real. Muchas veces se teme a algo que no existe, que es producto de la imaginación, como los monstruos.

jueves, 18 de diciembre de 2014

544 - ¿Bostezamos?...¡Ajummm!

EL BOSTEZO


Es un acto común e inherente a los humanos; abrimos involuntariamente la boca y realizamos una inhalación profunda y prolongada de aire para luego exhalarlo de manera paulatina. En esta acción se estiran los músculos faciales, se inclina la cabeza hacia atrás, se cierran o entornan los ojos, se lagrimea, se saliva, se abren las trompas de Eustaquio del oído medio y se realizan muchas otras, aunque imprecisas, acciones cardiovasculares, neuromusculares y respiratorias. Claro que este acto no es exclusivo de los humanos sino que los animales vertebrados también experimentan este acto; serpientes, peces, aves, cocodrilos, tortugas y de manera frecuente todos los mamíferos. 
 Bostezar es un mecanismo biológico destinado a enfriar el cerebro cuando tenemos la cabeza caliente. Por lo menos así lo ha demostrado un estudio de la Universidad de Princeton, en EEUU. 
Gary Hack, de la Universidad de la Facultad de odontología de Maryland en Baltimore, nos dice que “al bostezar se expanden y contraen las paredes del seno maxila para bombear aire al cerebro, lo que hace disminuir su temperatura. Al igual que los ordenadores, el cerebro humano es muy sensible a las temperaturas y debe permanecer fresco para operar eficientemente”, publicado en la revista Medical Hypotheses. 
Ubicado en nuestros pómulos, el maxilar es una de las cuatro cavidades más grandes en las cabezas humanas. Su estrecha relación con el ciclo sueño-vigilia, especialmente en los momentos previos al dormir y siguiendo al despertar, está vinculado a cambios de estado y de actividad. El único componente de este reflejo que se encuentra solo en el hombre, es que puede contagiarse. Por lo tanto, se lo considera como constituyente del mecanismo adaptativo de respuesta al estrés, formando parte del reflejo de vigilancia. Las estructuras anatómicas y los sistemas neuroquímicos comunes intervinientes en el bostezo, el ciclo sueño-vigilia y la epilepsia del lóbulo temporal, nos permitirían postular que el bostezo sería la expresión de un sistema de protección inducido por los Péptido opioide, que actuarían en la inhibición y prevención de las crisis epilépticas del lóbulo temporal. El tronco cerebral al detectar esto genera el bostezo. 

¿Bostezamos juntos?
Se ha verificado experimentalmente que un 60% de las personas responden a un bostezo con otro bostezo. Así que los bostezos son contagiosos entre los seres humanos, también entre animales y humanos. Se ha confirmado que entre chimpancés ocurre lo mismo; por consiguiente, debe estar asociado a la empatía y a las neuronas espejo; cuando nos referimos a la empatía, la definimos como la habilidad cognitiva de una persona para comprender el universo emocional de otra es decir, la capacidad psicológica o cognitiva de sentir o percibir lo que otra persona sentiría si estuviera en la misma situación vivida por esa persona. 
Por su parte, las "Neuronas espejos" son un grupo de células (que fueron descubiertas por el equipo del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti) están relacionadas con los comportamientos empáticos, sociales e imitativos. Su misión es reflejar la actividad que estamos observando. Este tipo de células se encuentran ubicadas en la corteza frontal inferior del cerebro, cercanas a la zona del lenguaje, permitiendo el estudio a los expertos de la relación existente entre lenguaje e imitación de gestos y sonidos. La doctora en Ciencias Biológicas, profesora en Psiquiatría y investigadora en Neurociencias de la Universidad Autónoma de Barcelona, Lydia Giménez-Llort publicó en el portal español ABC lo siguiente: "El hecho cada vez más claro, a nivel neuropsicológico, de que el contagio de bostezos esté relacionado con la empatía resulta encantador. Solo nos queda comprender del todo los complejos mecanismos neurales que hay tras el contagio de los bostezos. Sabemos que la susceptibilidad a contagiarse los bostezos está correlacionada con la velocidad de autoreconocimiento de nuestra propia cara y los estudios con neuroimagen funcional nos han permitido adivinar que está también asociada a la activación de regiones del cerebro relacionadas con los procesos cognitivos de tipo social. Y, tal como era de esperar, el nivel de activación cerebral al contagiarse el bostezo es mayor cuanta más similitud existe entre los dos bostezos, el escuchado y el contagiado, lo cual demuestra su implicación y la relación entre los bostezos y la empatía".

Probables causas para bostezar
El bostezo es un poderoso mensaje no verbal con varios posibles significados, dependiendo de las circunstancias: Puede ser un indicador de cansancio, estrés, exceso de trabajo o aburrimiento. También, en algunos casos, por hambre. Una acción que indica descompresión psicológica tras un estado de alerta elevado. Un medio de expresión de emociones fuertes como el enojo, el aburrimiento y el rechazo. Un bostezo puede expresar fuertes mensajes asociales, por lo que en algunas culturas la gente intenta disimular el bostezo colocando una mano sobre la boca. Desde la perspectiva médica las causas que se presentan son:
  •  Somnolencia o cansancio. 
  • Trastornos asociados con somnolencia excesiva durante el día. 
  • Reacción vasovagal (estimulación de un nervio, vago), causado por ataque cardíaco o disección aórtica. 
  • Problemas cerebrales como tumor, accidente cerebrovascular, epilepsia, esclerosis múltiple. Ciertos medicamentos (infrecuente). 
  •  Problemas con el control de la temperatura corporal (infrecuente). 
El bostezo es entonces, algo normal y común en las personas tal como lo vimos sin embargo, cuando se presentan cuadros como bostezo excesivo e inexplicable o somnolencia excesiva durante el día, es recomendable consultar a un profesional médico quien evaluará la situación de acuerdo a su ficha médica y el contexto de su padecimiento.


Fuentes de consultas:

martes, 16 de diciembre de 2014

543 -Morsquito recargado

Este insecto es molestoso...

(Click en cada imagen para ver en alta resolución)





lunes, 15 de diciembre de 2014

542 - Morsquito "un mosquito ácido"

Ese insecto que rompe las...

 (Click en cada imagen para ver en alta resolución)

domingo, 14 de diciembre de 2014

541- Mi perro querido

 A nuestro perro, lo mejor...

En el plano mascotero se da una dualidad que se impone por encima de las demás en cuanto a gustos se refiere. Nos referimos a perros y gatos. Claro que en esta dicotonomía de elecciones, cada uno defiende y argumenta su gusto por la mascota seleccionada. Y es que para dar amor no se necesita argumentar ni justificar nada; solo basta con amar e interactuar con el animalito adoptado.
 En ese dar y recibir los perros son fieles y poseen una nobleza digno de admirar e imitar. A diferencia de los gatos, en un momento de susto el perro no huye de su amo aunque en otras circunstancias, es el humano quien abandona al perro que  espera reencontrarse  con su amo. Se dieron casos públicos y reconocidos donde el perro esperaba a su dueño frente a hospitales y cementerios.
Y por eso, desde el momento en que decidimos adoptar una mascota hay que tener presente la responsabilidad y el cariño. El can sufre cuando lo tratamos mal y muchas veces esto sucede sin darnos cuenta o por ignorancia. Cuando los malcriamos y luego queremos corregirlos optamos por castigos que, en vez de cambiar la conducta, destruimos el espíritu del perro. Tal como lo publica el portal peruano Dixit.com, hay cinco maneras  comunes de acabar con el espíritu canino:

1. No ejercitándolo:

La falta de tiempo de muchos amos de perros es la principal razón por la que muchos perros no salen a correr, jugar y distraerse. Mantenerlo en el patio o simplemente dentro de casa no es bueno para su salud física y mental. Ellos necesitan estar al aire libre y compartir de esos momentos contigo.
2. Quitarle su comida y juguetes:

Muchos dueños creemos que la mejor forma de castigar a nuestra mascota es quitarle su comida o juguetes, pues, muchos piensan que de esta forma imponen autoridad. Sin embargo, esto solo hace que los perros se vuelvan más agresivos.
3. Poner a tu perro en una jaula como castigo:

Aunque las jaulas pueden ser lugares divertidos y seguros para que el perro se relaje, muchos dueños de perros lo utilizan como un espacio para castigar a sus mascotas. Esto solo provoca que los canes sientan aversión contra las jaulas.
4. Gritarle constantemente:

Una de las peores formas de corregir a tu mascota es con los gritos. Si haces esto constantemente, es probable que tu relación con tu perro no sea la mejor, al menos para él. Para que entiendas mejor cómo se puede sentir tu can, imagínate que en tu trabajo tu jefe para indicarte cada cosa lo haga gritando, pues, así de incómodo y estresado se siente tu perro cuando le gritas. Antes de levantar la voz, enséñale cómo debe hacer las cosas. El error que muchas veces cometemos es gritar y no enseñarles cómo deben hacer las cosas.
5. Dejarlo solo por largos periodos:

Así como lo mencionamos en el primer punto, el tiempo les juega una mala pasada a muchos dueños de perros. A pesar que queremos a nuestra mascota y desearíamos tener más tiempo para ellos, nuestra falta de tiempo puede estar acabando con el espíritu que tienen. Recuerda que los canes son animales sociales y necesitan tener constante contacto con su dueño, así que si lo dejas solo ocho horas o más, es mejor que veas la forma de hacer que tu perro no se sienta solo y pases más tiempo con él.
La conducta de un perro responderá si se encuentra equilibrado o no, segun como lo trate su familia humana. Pero... ¿Qué es el equilibrio? El famoso entrenador canino conocido como el "Encantador de perros", Cesar Millan nos responde lo siguiente: " Para mi es uno que está cómodo en su piel. Es un perro que se lleva bien con otros perros y con las personas, que entiende las pautas y las rutinas de su vida, pero que además está abierto a nuevas experiencias y no se ve perjudicado por problemas de comportamiento, como el miedo, la ansiedad o la obsesión". Y nos propone cinco normas para lograrlo (Extractos del libro “Las normas de César Millán. Cómo fomentar el equilibrio entre usted y su perro” - Editorial Aguilar):

1. Cuando introduzcas un perro en tu vida no pienses sólo en lo que querés de él. Pensá antes en lo que tenés que darle a ese perro para que sea feliz con vos. Empezá por pensar que tu perro es primero un animal, segundo un perro, tercero una raza y cuarto un nombre, y satisfacé sus necesidades en ese mismo orden. La experiencia me dice que, una vez que hayas satisfecho las necesidades de tu perro, este querrá automáticamente satisfacer las tuyas.
2. Por supuesto, querés tener un perro para amarlo, pero el amor no es lo primero ni lo único que necesita un perro para ser feliz. Al igual que la gran mayoría de las personas, el amor no basta por sí solo. Seguí mi fórmula en tres pasos: primero ejercicio, segundo disciplina (reglas, fronteras y límites: ¡adiestramiento incluido!) y tercero cariño. En ese orden.
3. Ejercicio: el ejercicio significa al menos un (y mejor si son dos) largo paseo cada día de cuarenta y cinco minutos o más (¡mínimo, treinta minutos!), dependiendo de la raza, el tamaño, el nivel de energía y la edad del perro. Dejar que tu perro corra por el jardín no sirve. Por ejercicio, me refiero a un paseo estructurado con vos a su lado. Esto satisface la necesidad de tu perro de trabajar para ganarse la comida y el agua, de acuerdo con su manada. Además es la herramienta más poderosa de que dispone para crear una conexión profunda y signicativa con tu perro y, sobre todo, ¡es gratis!
4. Disciplina: el perro aprendió de su madre reglas, fronteras y límites desde el mismo momento en que empezó a respirar. Las reglas no molestan a los perros: las necesitan. Tu trabajo como propietaria de un perro consiste en ser clara y sencilla en cuanto a dichas reglas: ¡y en ser siempre coherente con ellas! Para cualquier perro equilibrado es importante conocer los parámetros de su mundo y qué lugar ocupa en su manada.
5. Cariño: el cariño no tiene por qué ser una caricia, ni tiene por qué traducirse en una golosina. En primer lugar es la relación de confianza y respeto entre la persona y el perro. Una persona sin brazos puede tener una relación de cariño con su perro aunque no pueda acariciarlo. Lo bonito de los perros es que, cuando los tratás con honor y respeto, te lo devuelven multiplicado por mil. El perro es quizás el ser más generoso y justo del planeta. Por otro lado, mostrarle cariño, del modo que sea —jugando con él, dándole una golosina y, por supuesto, acariciándolo o dándole un masaje—, es muy bueno e incluso terapéutico para vos y para el perro.

domingo, 7 de diciembre de 2014

540 - Fobias interminables

DOSSIER: 

Fobia: ese trastorno psicológico


Hablar de fobia es hablar de un abanico interminable de trastornos psicológicos que sufren millones de personas alrededor del mundo. Se calcula que, aproximadamente uno de cada veinte persona en el planeta sufre algun tipo de fobia, y eso es una cifra muy elevada con respecto a la población mundial.
 El manual de diagnóstico de los trastornos mentales (DSM-IV) las define como "un temor acusado y persistente que es excesivo o irracional, desencadenado por la presencia o anticipación de un objeto o situación específicos". Esto nos da la pauta que una persona que padece este mal, vive el miedo exageradamente y sin un sustento real ante un objeto, una persona o situación determinada. 
Tanto que, muchos sufren malestares físicos a raiz de la fobia como temblores incontrolables, mareos, sudoración excesiva, palpitaciones, etc. Y en los casos más extremos, pueden llegar a producirse ataques de pánico. El contexto fóbico se da en un amplio espectro que repercute en las distintas edades y que están ligadas a experiencias de diversas índole y, complejas situaciones vividas por parte de las personas afectadas. La mayoría padecen de fobias conocidas como específicas (así se conoce al trastorno cuando el miedo está desencadenado por un determinado factor fácilmente identificable). Esas fobias tienen nombres propios, como la claustrofobia; miedo al encierro, la zoofobia; miedo a los animales, la coulrofobia; miedo a los payasos, la triscadecafobia; miedo al número 13, homofobia; miedo y rechazo a la homosexualidad, xenofobia; miedo  u odio a lo extranjero, hemofobia; miedo a la sangre, etc.
 Otro tipo de fobia muy común es la fobia social, consistente en un trastorno por el cual la persona manifiesta un temor y una ansiedad excesiva ante situaciones que impliquen mostrarse o hablar en público. No ha de confundirse con la timidez, pues en una fobia este miedo implica un impedimento para que la persona se maneje de manera normal en sociedad, en su entorno laboral o familiar. 
También podemos citar fobias insólitas que no se dan de manera frecuente pero se han diagnosticado casos que marcaron precedente como la Hipopotomonstrosesquipedaliofobia que es el miedo a las palabras largas, Hexakosioihexekontahexafobia; miedo al número 666, Itifalofobia; miedo a la erección peneana, la Medomalacufobia; miedo a perder la erección peneana, Laliofobia; miedo a hablar y la lista es extensa y llamativa.

 Causas 

Las causas de la aparición de una fobia no siempre están claras. La mayoría de ellas tiene su origen en la infancia, si bien no deben confundirse con los temores infantiles normales que van superándose conforme madura el niño. Las fobias persisten en la edad adulta e incluso se pueden incrementar, aún cuando el paciente es consciente de que sus temores son irracionales y sin fundamento. 
 Las investigaciones al respecto indican que existen ciertos factores genéticos y ambientales que favorecen la aparición de una fobia. Asimismo, las situaciones en las cuales se desencadenan de manera más intensa son aquellos momentos donde la persona, por distintos motivos, está sometida a estrés. Una de las causas posibles por las que surge una fobia específica es que la persona haya tenido en su infancia una experiencia traumática, a la que después asocia el elemento que le causa temor. 
La asociación puede ser directa o indirecta. Es directa cuando ha sido ese elemento la causa misma que desemboca en una fobia: por ejemplo, un niño es arañado por un gato furioso, y a consecuencia de ello el niño crece y se convierte en un hombre con ailurofobia (fobia a los gatos). En cambio, es una asociación indirecta cuando el temor aparece desplazado: en la televisión norteamericana mostraron el caso de una joven que, habiendo sido abusada sexualmente de niña, había desarrollado una curiosa fobia a los pepinillos
Aún resta saber si cualquier persona sometida a un determinado estímulo puede desarrollar una fobia, o si es necesaria cierta predisposición genética para desencadenarlas. Algunos científicos se preguntaron esto al ver que en muchos casos, los hijos repiten la fobia de los padres: por ejemplo, una madre con aracnofobia les transmite a sus hijos su propio miedo a las arañas. Sin embargo, no necesariamente se trata de herencia genética, sino que simplemente puede tratarse de un comportamiento aprendido. Asimismo, ciertas fobias tienen como causa los resabios de un comportamiento instintivo: a lo largo de los siglos, el hombre ha temido a ciertos animales peligrosos como las arañas y las serpientes, o a fenómenos climáticos como las tormentas. Y por supuesto, hay fobias que son absolutamente culturales como al número 13 (en los países occidentales, ya que los orientales temen al número 4), a Halloween o a los extranjeros.  
Hay quienes dicen que existe cierto componente genético en las fobias (si un padre la padece, puede llegar a transmitírsela a sus hijos), pero los expertos no están de acuerdo en qué papel juega en estos casos la biología y cuánto corresponde a la crianza: es posible que la transmisión del miedo se deba a que el niño teme aquello que ve que tanto afecta a sus padres.


Tratamientos 

Existen diversos tratamientos indicados para ayudar a quienes padecer de fobias, y dependiendo de cada caso algunos son más adecuados que otros. Desde el psicoanálisis hasta las terapias conductistas, desde el tratamiento por aproximación gradual a la fuente de los temores hasta hipnosis, pasando también por una amplia gama de medicamentos para controlar la ansiedad y psicofármacos, las opciones de tratamiento son muy variadas. De cualquier manera, hay que evaluar a cada paciente en particular, porque lo que funciona en algunos casos podría no ser bueno en otros, e incluso resultar contraproducente. Por ello, a la hora de tratar una fobia, en la decisión siempre debe intervenir un profesional (un médico, un psicólogo o un psiquiatra). 

Fobias... Miedos... Obsesiones.

Cuando tenemos miedo no implica que estamos sufriendo una fobia. Tampoco cuando padecemos de algun tipo de obsesión. Sin embargo, cuando padecemos una fobia ésta se manifiesta y el síntoma evidente es el miedo.Miguel Angel Ruiz Gonzalez publica en el portal "Ansiedad.info" lo siguiente: 
..."Una de las diferencias entre miedo y fobia se daría, aparte de por la ausencia de peligro objetivo, por la instauración de la conducta de evitación. Por ejemplo, supongamos que una persona tiene un percance en un ascensor, como quedarse encerrado o una caída, lo más probable es que la próxima vez que vaya a montar sienta miedo o una cierta inquietud, pues bien si a pesar del miedo sube y repite esta acción siempre que lo precisa, el miedo -y no fobia-, se irá disipando, pero en el caso contrario, si por la inquietud o miedo que siente, decide no subir en ascensor y sí hacerlo por las escaleras, automáticamente se calmará, esta calma será un refuerzo positivo, un premio a la conducta de no montar y hemos de saber que toda conducta seguida de un refuerzo positivo tiende a aumentar su frecuencia, a repetirse. Por otro lado si sube andando tendrá que justificarse a sí mismo el por qué lo hace, por lo que la idea de que hay un gran peligro en los ascensores, irá cobrando más y más fuerza en la medida que se vayan repitiendo las evitaciones, por este camino sí que se produce lo que llamamos fobia".  
El miedo es una respuesta natural que todas las creaturas tienen ante el peligro y todas las sufrimos en alguna ocasión pues es una de las emociones más primitivas que existen, convirtiéndose en una llave, un botón o alarma, que se relaciona con la superviviencia. 
La obsesión por su parte, es una perturbación anímica producido por una idea fija que aflora en la persona, lo domina constantemente y se hace dueño de sus acciones por más que el pensamiento consciente intente liberarse de él. Por ello, no podemos decir que las fobias sean obsesiones ni que todos los miedos sean fobias:





 Tipos de fobias

La lista de fobias es extensa. Si bien algunas son muy raras, no quita que alguien la haya padecido a lo largo de la historia y que se lo hayan diagnosticado. Conforme al avance tecnológico y a la evolución humana, se cree que surgirán nuevos trastornos que derivarán en este mal tan peculiar y propio del género humano.
 A continuación, ordenadas alfabéticamente, una extensa lista de las fobias detectadas a la actualidad:
Ablutofobia: lavarse o bañarse. Acarofobia: las picaduras de insectos o los insectos que pican. Acerofobia: a los ácidos. Acluofobia: a la oscuridad. Acrofobia: Miedo a las alturas. Acusticofobia: los ruidos. Aeroacrofobia: los lugares abiertos y altos. Aerofobia: volar en aviones. Aeronausifobia: votimar por de marearse en el avión. Afenfosfobia: ser tocado. Agateofobia: la locura. Agirofobia: las calles. Agliofobia: experimentar dolor. Agorafobia: los lugares abiertos. Agrafobia: al abuso sexual. Agrizoofobia: los animales salvajes. Aicmofobia: las agujas. Ailurofobia: los gatos. Albuminurofobia: las enfermedades renales. Alektorofobia: las gallinas. Algofobia: al dolor. Alliumfobia: al ajo. Allodoxafobia: Miedo a las opiniones. Altofobia: a las alturas. Amathofobia: polvo. Amaxofobia: conducir un automóvil. Ambulofobia: Miedo a caminar. Amicofobia: los arañazos o de rascarse. Amnesifobia: la amnesia. Anablefobia: mirar hacia arriba. Ancrofobia: controlar a las altura, caerse y morir. Androfobia: los hombres. Anemofobia: ráfagas de viento. Anginofobia: las anginas. Anglofobia: los ingleses. Angrofobia: enojo. Anquilofobia: Miedo a ser escayolado. Antlofobia: Miedo a las inundaciones. Antrofobia: Miedo a las flores. Antropofobia: Miedo a las personas. Anuptafobia: Miedo a la soltería. Apeirofobia: Miedo al infinito. Apifobia: Miedo a las abejas. Apotenmofobia: Miedo a las amputaciones. Aracnofobia: Miedo a las arañas. Araquibutirofobia: a las cáscaras de los cacahuetes. Aritmofobia: Miedo a los números. Arrhenfobia: Miedo a los hombres. Arsonfobia: Miedo al fuego. Asimetrifobia: Miedo a la asimetría. Astenofobia: desmayo. Astrapofobia: a los rayos. Astrofobia: Miedo a las estrellas. Ataxiofobia: Miedo a la descoordinación muscular. Ataxofobia: Miedo al desorden. Atazagorafobia: Miedo al olvido. Atefobia: Miedo a las ruinas. Atelofobia: Miedo a la imperfección. Atiquifobia: Miedo al fracaso. Atomosofobia: Miedo a las explosiones atómicas. Aulofobia: Miedo a las flautas. Aurofobia: Miedo al oro. Aurorafobia: Miedo a las auroras boreales. Autodisomofobia: Miedo a alguien con mal olor. Autofobia: Miedo a la soledad o a sí mismo. Automatonofobia: Miedo a las cosas animadas. Automisofobia: Miedo a ensuciarse. Aviatofobia: Miedo a volar.
Bacilofobia: Miedo a los microbios. Bacteriofobia: Miedo a las bacterias. Balistofobia: Miedo a las balas. Barofobia: Miedo a la gravedad. Basofobia: Miedo a caerse. Bathofobia: Miedo a la profundidad. Batmofobia: Miedo a las escaleras. Batofobia: Miedo a las alturas. Batracofobia: a los batracios. Belonefobia: las agujas. Bibliofobia: Miedo a los libros. Blenofobia: viscosidad. Bogifobia: Hombre de la Bolsa, duendes o espectros. Bolsefobia: Miedo a los bolcheviques. Botanofobia: las plantas. Bromidrosifobia: olor corporal. Brontofobia: truenos. Bufonofobia: a los sapos.
Cacofobia: Miedo a la fealdad. Caetofobia: Miedo al pelo. Cainofobia: Miedo a fallar. Cainolofobia: a la novedad. Caliginefobia: a las mujeres hermosas. Carcinofobia: al cáncer. Cardiofobia: al corazón y a las enfermedades cardíacas. Carnofobia: la carne. Catagelofobia: Miedo al ridículo. Catapedafobia: a saltar. Catisofobia: Miedo a sentarse. Catoptrofobia: los espejos. Centofobia: a las ideas nuevas. Ceraunofobia: Miedo a los rayos y truenos. Chamainofobia: Miedo a Halloween. Cheimafobia: Miedo al frío. Chemofobia: los químicos. Chirofobia: Miedo a las manos. Cianofobia: Miedo al azul. Ciberfobia: las computadoras. Cibofobia: a la comida. Ciclofobia: a las bicicletas. Cimofobia: Miedo a las olas. Cinofobia: a los perros. Cionofobia: Miedo a la nieve. Cipridofobia: Miedo a las prostitutas. Claustrofobia: Miedo a los espacios cerrados. Cleinofobia: Miedo a ser encerrado. Cleitrofobia: Miedo a quedarse encerrado. Cleptofobia: Miedo al robo. Climacofobia: Miedo a las escaleras. Clinofobia: Miedo a ir a la cama. Clorofobia: Miedo al verde. Cnidofobia: Miedo a los aguijones. Coimetrofobia: Miedo a los cementerios. Coinonifobia: Miedo a las habitaciones. Coitofobia: Miedo al sexo. Colerofobia: Miedo al enfado. Colpofobia: Miedo a los genitales. Cometofobia: Miedo a los cometas. Coniofobia: Miedo al polvo. Consecotaleofobia: Miedo a los palillos chinos. Contreltofobia: Miedo al abuso sexual. Copofobia: Miedo a fatigarse. Coprastasofobia: Miedo a constiparse. Coprofobia: Miedo a las heces. Corofobia: Miedo a bailar. Cosmicofobia: Miedo al cosmos. Coulrofobia: Miedo a los payasos. Counterfobia: Preferencia por determinada fobia. Cremnofobia: Miedo a los precipicios. Criofobia: Miedo al frío extremo. Crisofobia: Miedo al naranja. Cristalofobia: Miedo a los vidrios. Cromatofobia: Miedo a los colores. Crometofobia: Miedo al dinero. Cronofobia: Miedo al tiempo. Cronomentrofobia: Miedo a los relojes.
Decidofobia: Miedo a las decisiones. Defecaloesiofobia: Miedo al dolor de tripas. Deipnofobia: Miedo a las cenas. Dementofobia: Miedo a la locura. Demofobia: Miedo a las multitudes. Demonofobia: Miedo a los demonios. Dendrofobia: Miedo a los árboles. Dentofobia: Miedo al dentista. Dermatofobia: Miedo a las lesiones en la piel. Deshabiliofobia: Miedo a desnudarse. Dextrofobia: Miedo a los objetos a la derecha del cuerpo. Diabetofobia: Miedo a la diabetes. Didascaleinofobia: Miedo a la escuela. Dinofobia: Miedo al mareo. Diplofobia: Miedo a la doble visión. Dipsofobia: Miedo a la bebida. Diquefobia: Miedo a la justicia. Dismorfofobia: Miedo a las deformidades. Distiquifobia: Miedo a los accidentes. Domatofobia: Miedo a las casas. Dorafobia: Miedo a las pieles. Dromofobia: Miedo a cruzar la calle. Dutchfobia: Miedo a los alemanes u holandeses.
Eclesiofobia: Miedo a las iglesias. Ecofobia: Miedo al hogar. Efebifobia: Miedo a los adolescentes. Eicofobia: Miedo a los alrededores del hogar. Eisoptrofobia: Miedo a los espejos. Electrofobia: Miedo a la electricidad. Eleuterofobia: Miedo a la libertad. Elurofobia: Miedo a los gatos. Emetofobia: Miedo al vómito. Enetofobia: Miedo a los alfileres. Enoclofobia: Miedo a las multitudes. Enosiofobia: Miedo a cometer un pecado capital. Entomofobia: Miedo a los insectos. Eosofobia: Miedo a la luz del día. Epistaxiofobia: Miedo a las hemorragias nasales. Epistemofobia: Miedo al conocimiento. Equinofobia: Miedo a los caballos. Eremofobia: Miedo a estar solo. Ereutrofobia: Miedo a ruborizarse. Ergasiofobia: Miedo a trabajar. Ergasiofobia: Miedo del cirujano a operar. Ergofobia: Miedo al trabajo. Eritrofobia: Miedo al rojo. Erotofobia: Miedo al sexo. Escabiofobia: Miedo a las postillas. Escatofobia: Miedo a la materia fecal. Escolequifobia: Miedo a los gusanos. Escolionofobia: Miedo a la escuela. Escopofobia: Miedo a ser mirado. Escotofobia: Miedo a la oscuridad. Escotomafobia: Miedo a la ceguera. Escriptofobia: Miedo a escribir en público. Especsofobia: Miedo a las avispas. Espectrofobia: Miedo a los fantasmas. Espermatofobia: Miedo al semen. Esquelerofobia: Miedo a los hombres malos. Esquiofobia: Miedo a las sombras. Estasifobia: Miedo a estar de pie. Estaurofobia: Miedo a las cruces. Estenofobia: Miedo a las cosas o lugares estrechos. Estigiofobia: Miedo al infierno. Eufobia: Miedo a las buenas noticias. Eurotofobia: Miedo a los genitales femeninos.
Fagofobia: Miedo a comer. Falacrofobia: Miedo a la calvicie. Falofobia: Miedo a las erecciones. Farmacofobia: Miedo a las medicinas. Fasmofobia: Miedo a los fantasmas. Febrifobia: Miedo a la fiebre. Felinofobia: Miedo a los felinos. Fengofobia: Miedo a la luz del día. Filemafobia: Miedo a los besos. Filofobia: Miedo al amor. Filosofobia: Miedo a la filosofía. Fobia Social: Miedo a ser juzgado negativamente. Fobofobia: Miedo a las fobias. Fonofobia: Miedo a los ruidos y al teléfono. Fotoaugliafobia: Miedo a las luces brillantes. Fotofobia: Miedo a la luz. Francofobia: Miedo a Francia y los franceses. Frigofobia: Miedo al frío. Fronemofobia: Miedo a pensar.
Galofobia: Miedo a Francia y a la civilización francesa. Gamofobia: Miedo al matrimonio. Gatofobia: Miedo a los gatos. Gefirofobia: Miedo a cruzar puentes. Geliofobia: Miedo a la risa. Geniofobia: Miedo a las barbillas.  Genofobia: Miedo al sexo. Genufobia: Miedo a las rodillas. Gerascofobia: Miedo a envejecer. Germanofobia: Miedo a Alemania. Gerontofobia: Miedo a los ancianos. Geumafobia: Miedo al gusto. Gimnofobia: Miedo a la desnudez. Ginefobia: Miedo a las mujeres. Glosofobia: Miedo a hablar. Gnoseofobia: Miedo al conocimiento. Grafofobia: Miedo a escribir.
Hadefobia: Miedo al infierno. Hafefobia: Miedo a ser tocado. Hagiofobia: Miedo a los santos. Hamartofobia: Miedo al pecado. Harpaxofobia: Miedo al robo o a los ladrones. Hedonofobia: Miedo al placer. Hefefobia: Miedo a ser tocado. Helenologofobia: Miedo a los términos griegos. Heliofobia: Miedo al Sol. Helmintofobia: Miedo a ser infectado por gusanos. Hemofobia: Miedo a la sangre. Heresifobia: Miedo a los desafíos a la doctrina oficial. Herpetofobia: Miedo a los reptiles. Heterofobia Miedo al sexo opuesto. Hexakosioihexekontahexafobia: Miedo al número 666. Hialofobia: Miedo al cristal. Hidrargiofobia: Miedo a las medicinas de mercurio.  Hidrofobia: Miedo al agua. Hidrofobofobia: Miedo a la rabia. Hierofobia: Miedo a los sacerdotes y a lo sagrado. Higrofobia: Miedo a los líquidos. Hilefobia: Miedo al materialismo. Hilefobia: Miedo a la epilepsia.  Hilofobia: Miedo a los bosques. Hipengiofobia: Miedo a la responsabilidad. Hipertricofobia: Miedo al pelo. Hipnofobia: Miedo a dormir. Hipnofobia: Miedo a ser hipnotizado. Hipofobia: Miedo a los caballos.  Hipopotomonstrosesquipedaliofobia: Miedo a las palabras largas. Hipsifobia: Miedo a las alturas. Hobofobia: Miedo a los vagabundos. Hodofobia: Miedo a los viajes por carretera. Homiclofobia: Miedo a la niebla. Homilofobia: Miedo a los sermones.Hominofobia: Miedo a los hombres. Homofobia: Miedo a la monotonía. Homofobia Miedo a la homosexualidad. Hoplofobia: Miedo a las armas de fuego. Hormefobia: Miedo al shock.
Iatrofobia: Miedo al médico. Ictiofobia: Miedo a los peces. Ideofobia: Miedo a las ideas. Ilingofobia: Miedo al vértigo. Insectofobia: Miedo a los insectos. Iofobia: Miedo al veneno. Isolofobia: Miedo a estar solo. Isopterofobia: Miedo a las termitas. Itifalofobia: Miedo a la erección peneana.
Japanofobia: Miedo a Japón. Judeofobia: Miedo a los judíos.
Kakorrharfiofobia: Miedo al fracaso. Kenofobia: Miedo al vacío. Kinesofobia: Miedo al movimiento.
Lacanofobia: Miedo a las verduras. Laliofobia: Miedo a hablar. Latrofobia: Miedo a los médicos. Leprofobia: Miedo a la lepra. Leucofobia: Miedo al blanco. Levofobia: Miedo a las cosas a la izquierda del cuerpo. Ligofobia Miedo a la oscuridad. Liguirofobia: Miedo a los ruidos fuertes. Lilapsofobia: Miedo a los tornados y los huracanes. Limnofobia: Miedo a los lagos. Linonofobia: Miedo a las cuerdas. Liticafobia: Miedo a los pleitos. Locquiofobia: Miedo al parto. Logicomecanofobia: Miedo a los ordenadores. Logofobia: Miedo a las palabras. Luifobia: Miedo a la sífilis. Lutrafobia: Miedo a las nutrias.
Macrofobia: Temor a las largas esperas. Mageirocofobia Miedo a cocinar. Malaxofobia: Miedo a los juegos amorosos. Maniafobia: Miedo a la locura. Mastigofobia: Miedo al castigo. Mayeusiofobia: Miedo al parto. Mecanofobia: Miedo a las máquinas. Medomalacufobia: Miedo a perder una erección peneana. Medortofobia: Miedo a la erección peneana. Megalofobia: Miedo a las cosas grandes. Melanofobia: Miedo al negro. Melisofobia: Miedo a las abejas. Melofobia: Miedo a la música.Meningitofobia: Miedo a las enfermedades del cerebro. Menofobia: Miedo a la menstruación. Merintofobia: Miedo a ser atado. Metalofobia: Miedo a los metales. Metatesiofobia: Miedo a los cambios. ... Meteorofobia: Miedo a los meteoros. Metifobia: Miedo al alcohol. Metrofobia: Miedo a la poesía. Micofobia: Miedo a las setas.Microbiofobia: Miedo a los microbios. Microfobia: Miedo a las cosas pequeñas. Mictofobia: Miedo a la oscuridad. Mirmecofobia: Miedo a las hormigas. Misofobia: Miedo a la suciedad o la contaminación. Mitofobia: Miedo a las mentiras. Mixofobia: Miedo a mezclarse con alguien diferente. Mnemofobia: Miedo a los recuerdos. Molismofobia: Miedo a la suciedad. Monofobia: Miedo a la soledad. Monopatofobia: Miedo a las enfermedades. Motefobia: Miedo a las polillas. Motorfobia: Miedo a los automóviles. Musofobia: Miedo a los ratones.
Nebulafobia: Miedo a la niebla. Necrofobia: Miedo a la muerte. Nefofobia: Miedo a las nubes. Negrofobia: Miedo a los negros. Nelofobia: Miedo al vidrio. Neofarmacofobia: Miedo a los nuevos medicamentos. Neofobia: Miedo a lo nuevo. Neumatifobia: Miedo a los espíritus. Nictofobia: Miedo a la oscuridad. Nictohilofobia: Miedo a los bosques oscuros. Noctifobia: Miedo a la noche. Nomatofobia: Miedo a los nombres. Nosocomefobia: Miedo a los hospitales. Nosofobia: Miedo a enfermar. Nostofobia: Miedo a volver a casa. Novercafobia: Miedo a la madrastra. Nucleomitufobia: Miedo a las armas nucleares. Nudofobia: Miedo a la desnudez. Numerofobia: Miedo a los números.
Obesofobia: Miedo a aumentar de peso. Oclofobia: Miedo a las multitudes. Ocofobia: Miedo a los vehículos. Octofobia: Miedo a la figura 8. Odinofobia: Miedo al dolor. Odontofobia: Miedo a los dientes o al dentista. Oenofobia: Miedo al vino. Ofidiofobia: Miedo a las serpientes. Oftalmofobia: Miedo de ser observado fijamente. Oicofobia: Miedo a los alrededores del hogar. Olfactofobia: Miedo a los olores. Omatofobia: Miedo a los ojos. Ombrofobia: Miedo a la lluvia. Onirofobia: Miedo a los sueños. Onirogmofobia: Miedo a los sueños húmedos. Onomatofobia: Miedo a escuchar cierta palabra. Onomatofobia: Miedo a los nombres. Opiofobia: Miedo a los experimentos médicos y preescripción de medicamentos. Optofobia: Miedo a abrir los ojos. Ornitofobia: Miedo a los pájaros. Ortofobia: Miedo a la propiedad. Osmofobia: Miedo a oler. Ostraconofobia: Miedo a los mariscos.
Pagofobia: Miedo al hielo o a la escarcha. Panofobia: Miedo a todo. Panzofobia: Miedo a sufrir y enfermar. Papafobia: Miedo al Papa. Papirofobia: Miedo al papel. Parafobia: Miedo a la perversión sexual. Paralipofobia: Miedo a las responsabilidades. Parascevedecatriafobia: Miedo al viernes 13. Parasitofobia: Miedo a los parásitos. Partenofobia: Miedo a las vírgenes. Parturifobia: Miedo al parto. Patofobia: Miedo a las enfermedades.  Patroyofobia: Miedo a la herencia. Pecatofobia: Miedo a pecar. Pediculofobia: Miedo a los piojos. Pediofobia: Miedo a las muñecas. Pedofobia: Miedo a los niños. Peladofobia: Miedo a la gente calva. Pelagrofobia: Miedo a la pelagra. Peniafobia: Miedo a la pobreza. Penterafobia: Miedo a la suegra. Piretofobia: Miedo a la fiebre. Pirofobia: Miedo al fuego. Placofobia: Miedo a las lápidas. Plutofobia Miedo a las riquezas. Pluviofobia: Miedo a la lluvia. Pneumatifobia: Miedo a los espíritus. Pnigofobia: Miedo a ahogarse o a atragantarse. Pocrescofobia: Miedo a aumentar de peso. Pogonofobia: Miedo a las barbas. Poinefobia: Miedo al castigo. Polifobia: Miedo a muchas cosas. Poliosofobia: Miedo a la poliomielitis. Politicofobia: Miedo a los políticos.  Ponofobia: Miedo a trabajar en exceso. Ponofobia: Miedo al dolor. Porfirofobia: Miedo al púrpura. Potamofobia: Miedo a los ríos. Potofobia: Miedo a beber alcohol. Proctofobia: Miedo al recto. Prosofobia: Miedo al progreso. Pselismofobia: Miedo a tartamudear. Psicofobia: Miedo a la mente. Psicrofobia: Miedo al frío. Pteromeranofobia: Miedo a volar. Pteronofobia: Miedo a que le hagan cosquillas con una pluma. Ptiriofobia: Miedo a los piojos. Ptisiofobia: Miedo a la tuberculosis. Pupafobia: Miedo a los títeres.
Queimafobia: Miedo al frío. Quenofobia: Miedo al vacío. Querofobia: Miedo a la alegría. Quetofobia: Miedo al pelo. Quifofobia: Miedo a agacharse. Quimofobia: Miedo a los químicos. Quimofobia: Miedo a las olas. Quionofobia: Miedo a la nieve. Quiraptofobia: Miedo a ser tocado. Quirofobia Miedo a las manos.
Rabdofobia: Miedo a ser severamente castigado. Rabdofobia: Miedo a ser severamente criticado. Rabdofobia: Miedo a las varitas mágicas. Radiofobia: Miedo a la radiación. Ranidafobia: Miedo a las ranas. Rectofobia: Miedo al recto o a las enfermedades rectales. Ripofobia: Miedo a la defecación. Ritifobia: Miedo a las arrugas. Rupofobia: Miedo a la suciedad. Rusofobia: Miedo a Rusia.
Samhainofobia: Miedo a Halloween. Sarmasofobia: Miedo a los juegos amorosos. Satanofobia: Miedo a Satán. Selacofobia: Miedo a los tiburones.  Selafobia: Miedo a los flashes de luz. Selenofobia: Miedo a la luna. Seplofobia: Miedo a las sustancias putrefactas. Sesquipedalofobia: Miedo a las palabras largas. Sexofobia: Miedo al sexo opuesto. Sidafobia: Miedo al sida. Siderodromofobia: Miedo a los trenes. Siderofobia: Miedo a las estrellas.  Sifilofobia: Miedo a la sífilis. Simbolofobia: Miedo al simbolismo. Simetrofobia: Miedo a la simetría. Singenesofobia: Miedo a los parientes. Sinistrofobia: Miedo a la izquierda. Sinofobia: Miedo a China. Sitiofobia: Miedo a la comida o a comer. Socerafobia: Miedo a los suegros. Sociofobia: Miedo a la sociedad. Sofofobia: Miedo a aprender. Somnifobia: Miedo a dormir. Soteriofobia: Miedo a la dependencia. Surifobia: Miedo a los ratones.
Taasofobia: a sentarse. Tacofobia: la velocidad. Taeniafobia: Miedo a la tenia o lombriz solitaria. Tafiofobia: ser enterrado vivo. Talasofobia: al mar. Tanatofobia: Miedo a la muerte. Tapinofobia: ser contagioso. Taurofobia: a los toros. Teatrofobia: los teatros. Tecnofobia: tecnología. Telefonofobia: los teléfonos. Teleofobia: planes definidos y a las ceremonias religiosas. Teofobia: los dioses o a la religión. Teológicofobia: la teología. Teratofobia: las personas deformadas. Termofobia: calor. Testofobia: test o a los exámenes. Tetanofobia: tétanos. Tetrafobia: al número 4. Teutofobia: Miedo a Alemania. Textofobia: Miedo a la tela. Tiranofobia: los tiranos. Tocofobia: embarazo o al parto. Tomofobia: las operaciones quirúrgicas. Tonitrofobia: los truenos. Topofobia: ciertos lugares o situaciones. Toxifobia: los venenos. Traumatofobia: accidentes. Tremofobia: Miedo a los terremotos y temblores. Tricofobia: Miedo al pelo. Tripanofobia: Miedo a las inyecciones. Triquinofobia: Miedo a la triquinosis. Triscadecafobia: Miedo al número 13. Tropofobia: mudarse o a hacer cambios. Tuberculofobia: Miedo a la tuberculosis.
Uranofobia: Miedo al paraíso. Urofobia: Miedo a la orina.
Vacunafobia: Miedo a la vacunación. Valonofobia: Miedo a los valones. Venustrafobia: Miedo a las mujeres hermosas. Verbofobia: Miedo a las palabras. Verminofobia: Miedo a los gérmenes. Vestifobia: Miedo a la ropa. Vicafobia: Miedo a las brujas. Virginitifobia: Miedo a la violación. Vitricofobia: Miedo al padrastro.
Xantofobia: Miedo al amarillo. Xenofobia: Miedo u odio a los extranjeros. Xenoglosofobia: Miedo a las lenguas extranjeras. Xerofobia: Miedo a la sequedad. Xilofobia: Miedo a los objetos de madera y a los bosques. Xirofobia: Miedo a las navajas barberas.
Zelofobia: Miedo a los celos. Zemifobia: Miedo a los topos. Zeusofobia: Miedo a Dios o a los dioses. Zoofobia: Miedo a los animales.



 FUENTES DE CONSULTAS:
http://www.fobias.net
http://www.buenanueva.es/fobias-miedos-irracionales
http://www.ansiedad.info/articulos-ansiedad/miedo-fobias
 
ir arriba