REVISTA DE BARRIO CONVERTIDA EN BLOG

ACOMPAÑANOS CON UN MATE, TÉ, CAFÉ O CON LO QUE GUSTES
¡BIENVENIDOS! - ¡WELCOME!

PROVINCIA DE MISIONES, REPÚBLICA ARGENTINA
En español - Language Spanish

GRACIAS POR LA VISITA

-----------------------------------------------------------------------------
Este blog cuenta con temas de creación personal y extraídos de la web, revistas, diarios, con la única intención de entretener, aportar algo educativo y compartir un momento informativo sobre distintas cuestiones (Sin fines de lucro u otros intereses comerciales). Para ver los TEMAS anteriores, clickea en "LOS TEMAS PUBLICADOS" que se ordenan por año y número de post con sus respectivos títulos.

jueves, 21 de abril de 2011

321 - Jueves y Viernes santo para reflexionar

SEMANA SANTA MOMENTO DE REFLEXIÓN



Cuando era pequeño, recuerdo a mis abuelos y padres poner límites extremos para estos días. A partir del jueves santo comenzaba:
-¡No corras!...
-¡No grites!...
-¡No juegues!...
-¡Nada de radio ni TV!...
-¡No leas esas revistas de historietas!...
-¡Es un día de dolor, respetá y cuidado con lo que vas a decir...! 
- ¡No cantes, no bailes! Etc...
Y claro, uno es niño y como todo "gurí cabezudo" necesitaba hacer algo que lo entretenga...
-A leer la biblia, si querés leer algo... 
 La lectura de un libro sagrado con mucha simbología, sin nadie que explique el significado, se volvía cansador en un momento determinado. No podía jugar a la pelota porque si se corría se podía caer y romper la pierna, nada de la bolita porque era un día santo, nada de esto y de aquello. Eso sí, la lotería estaba al día en todas las casas del barrio pero los niños no podíamos practicarlo porque era un juego de los grandes. Mucho tiempo después supe que esta práctica en semana santa evoca a los soldados romanos. Ellos, como premio se quedaban con las pertenencias de Jesús y de paso hacían la vigilia en este tiempo crucial. Y, ¡Oh sorpresa!, quienes jugaban la lotería en un acto religioso conmemorativo no podían perder el sagrado trago de la sangre de Cristo. Una damajuana de vino servía para la ocasión y en algunos casos, ya no tenía color tradicional de la uva sino era blanco transparente; la caña paraguaya y el aguardiente sustituían el simbólico acto de beber la sangre de Dios. 

Entonces la ilusión era comer un buen bife, una buena milanesa o un asado pero, adivinen; nada de carne.  Obviamente hablo de carne de vaca, alimento tradicional en los hogares argentinos. Lo más frecuente era darle duro al pollo y al pescado en su variada gama lo que llevaba a desembosillar un dinerito bastante importante en las pescaderías y pollerías de la ciudad. Para el almuerzo era frecuente la sopa paraguaya y preparados con harina de maíz tanto para el jueves como viernes santo y por supuesto, había que estar en ayunas. Claro que el sábado ya los niños estábamos empachados de harina de maíz, pescado y agua. Esta anécdota varía pero las exigencias en tiempos anteriores para estas fechas en el seno de una familia religiosa eran estrictas. No obstante, lo que siempre faltó en muchos lugares fue la reflexión el análisis y el compromiso de mejorar como personas. En la actualidad, estas fechas son vacaciones largas y comercio de huevos de pascuas y otros productos relacionados. 

La semana santa es, sin lugar a dudas, el momento más trascendental para los cristianos. Quienes creen en Jesús y siguen su palabra viven estos días de manera muy especial ya que como bien se sabe se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, máximo ícono de la fe occidental. El objetivo es la reflexión y asimilación de las enseñanzas para mejorar el núcleo familiar y la sociedad que es un compuesto de núcleos.
No se trata de ser férreos ni extremistas en las conductas ya que eso no lleva a nada. El fanatismo religioso deja de ser un camino para convertirse en una obsesión y perjudicar en vez de mejorar. 

La idea es rescatar los valores, las enseñanzas de Cristo, mejorar nuestras conductas, hacer de la palabra y vida del hijo de Dios, una fuente real de aprendizaje. Esa actitud, esa doctrina, esa perspectiva sirven para trillar nuestros actos y ayudarnos también a fortalecernos como cristianos.  El objetivo es lograr un cambio positivo en la sociedad donde nos movemos desde el punto de vista de la fe y el amor. El país necesita ese giro y el génesis se inicia en el hogar de cada argentino.

0 - DEJA TU OPINIÓN: ACÁ:

Publicar un comentario

Su mensaje se publicará en breve. Muchas gracias por opinar.

 
ir arriba