REVISTA DE BARRIO CONVERTIDA EN BLOG

ACOMPAÑANOS CON UN MATE, TÉ, CAFÉ O CON LO QUE GUSTES
¡BIENVENIDOS! - ¡WELCOME!

PROVINCIA DE MISIONES, REPÚBLICA ARGENTINA
En español - Language Spanish

GRACIAS POR LA VISITA

-----------------------------------------------------------------------------
Este blog cuenta con temas de creación personal y extraídos de la web, revistas, diarios, con la única intención de entretener, aportar algo educativo y compartir un momento informativo sobre distintas cuestiones (Sin fines de lucro u otros intereses comerciales). Para ver los TEMAS anteriores, clickea en "LOS TEMAS PUBLICADOS" que se ordenan por año y número de post con sus respectivos títulos.

jueves, 20 de enero de 2011

287 - Misiones. Corredores turísticos

Para un mejor recorrido de la provincia y mejor disfrute de sus bellezas naturales y culturales, se han establecido cuatro corredores turísticos que permiten a los visitantes llegar por diferentes vías a los tres principales centros de atracción: las Cataratas del Iguazú, los Saltos del Moconá, y las Ruinas Jesuíticas.
Los cuatro corredores son:
Corredor del Paraná
Corredor de las Ruinas Jesuíticas
Corredor de las Sierras
Corredor de la Producción


1) Corredor del Paraná

Es el más popular y antiguo de los recorridos, ya que comienza en Posadas y sigue el recorrido de la Ruta Nacional 12 hasta llegar a Puerto Iguazú. Va bordeando al río Paraná, sobre el límite con el Paraguay, y recorre las localidades que estuvieron ligadas desde siempre al desarrollo económico misionero.

Un trayecto en el que se pueden observar plantaciones de yerba mate, té, parcelas reforestadas con variedades nativas y exóticas, así como apreciar la topografía que va haciéndose cada vez más quebrada, a medida que se avanza hacia el norte. El recorrido tradicional comienza en Posadas, Capital de la provincia, que ofrece diversos atractivos naturaleza y culturales.

Rodeada por el río Paraná que posibilita la práctica de variados deportes náuticos, como pesca, natación y esquí acuático, además del canotaje y la navegación a vela, Posadas exhibe un rico patrimonio cultural.
Dos museos históricos, el "Aníbal Cambas" y el "Andrés Guacurarí" y dos de arte: "el Juan Yaparí" y el Municipal "Lucas Braulio Areco" exhiben parte de la historia local.

Se puede visitar el Museo de Ciencias Naturales del Instituto Superior del Profesorado Antonio Ruiz de Montoya, dependiente del Obispado, hace lo propio con una muestra de la fauna nativa, de su geología y recursos naturales, además del serpentario con distintas especies de ofidios vivos, propios de la región. También en la ciudad de Oberá se halla instalado un museo con similares características y especialidad.


El Paraná
El río puede disfrutarse desde distintos ángulos de la ciudad, especialmente desde el Parque República del Paraguay, donde se ubica el Anfiteatro Manuel Antonio Ramírez, con capacidad para 7.000 espectadores, y sede del tradicional Festival de la Música del Litoral. Desde allí se puede observar el anchísimo río y el perfil de la ciudad de Encarnación, Paraguay.

También la avenida Costanera "Jorge Kemerer" brinda a visitantes y lugareños un espacio de recreación en un paisaje excepcional. Pensada para la realización de deportes y el disfrute al aire libre, esta avenida cuenta con una bici senda y predios destinados a los ejercicios físicos.

La ciudad, que además es el centro administrativo provincial y polo comercial y financiero, cuenta con infraestructura hotelera y gastronómica para todos los requerimientos. La oferta nocturna se completa con un casino, varias salas de juego privadas y modernas discotecas. Al salir de la ciudad, por la Ruta 12 hacia el norte, se encuentra casi de inmediato el Parque Provincial Profundidad, que se extiende por un llamativo cañadón y donde se preserva una formación boscosa de urunday.

A 45 kilómetros se hallan los primeros vestigios de la cultura jesuítica que se desarrolló en la región hace trescientos años: las Ruinas de Santa Ana, un poco más al norte están las de Nuestra Señora de Loreto y casi de inmediato las de San Ignacio, que forman el Corredor Internacional de las Misiones Jesuíticas. 

Misiones, rica en saltos y cascadas naturales presenta en este corredor varios de ellos. Los Saltos del Tabay, 40 kilómetros de San Ignacio, por ejemplo, ofrece infraestructura para campamento y actividades al aire libre, mientras que un poco más al norte, en Garuhapé, la Gruta India, ofrece un paisaje similar. Cada ciudad, o cada pueblo, ubicado sobre la ruta 12 posee su propio atractivo turístico. Increíbles iglesias de diferentes cultos que se yerguen sobre el paisaje vegetal, en lomas y serranías.

En Montecarlo, por ejemplo, se puede apreciar el increíble espectáculo natural de las orquídeas y una perspectiva diferente del río Paraná. También allí encuentra el Zoo-Bal-Park, un parque privado que reúne piezas de la fauna y la flora típicas de la región. Más adelante, en Eldorado, pujante ciudad que concentra plantas industriales se puede visitar los saltos de agua Helena y Küppers y el Parque Schwelm que exihibe una interesante muestra de árboles típicos de la selva paranaense. Wanda y Puerto Libertad se caracterizan por sus explotaciones de piedras semipreciosas y luego, tras pasar la represa hidroelétrica de Urugua-í se llega finalmente al gran destino: Puerto Iguazú, ciudad más conocida por sus espectaculares cataratas.

Ubicadas a 15 kilómetros del puerto, en el corazón del Parque Nacional de igual nombre presenta una flora y fauna de espectacular belleza, que ha sido también designado Patrimonio Natural de la Humanidad por los organismos internacionales y actualmente disputando un lugar dentro de las 7 maravillas naturales
Actualmente, el área del parque abarca unas 55.000 hectáreas y su nombre lo toma del río homónimo, que es el límite norte de la provincia y que forma las cataratas. El vocablo Iguazú, de origen guaraní, significa aguas grandes, un nombre muy representativo para describir el maravilloso espectáculo del río que primero se despereza y extiende alcanzando 1.500 metros de ancho; luego se divide en brazos separados por islotes de roca y vegetación, antes de despeñarse a través de un cañadón semicircular que, en territorio argentino, alcanza una extensión de tres kilómetros.

En la espectacular caída, se forman más de doscientos saltos cuando el río alcanza su máximo caudal, de los cuales catorce saltos son permanen­tes. Muchos de ellos, al encontrarse con terrazas intermedias, forman saltos sucesivos y entonces la catarata adopta una forma escalonada donde el agua toma un aspecto burbujeante y espumoso. La caída del agua desde alturas que fluctúan en los 80 metros produce un estruendo perceptible desde varios kilómetros y forma una llovizna que permite la formación de incontables arcos iris, que se entrecruzan de manera caprichosa, completando la policromía del paisaje.

Los dos saltos de mayor espectacularidad por la altura y el caudal de agua son la Garganta del Diablo y el San Martín. E1 primero está conformado por varias caídas en semicírculo que se precipitan desde los 90 metros, apenas ocultos por el agua pulverizada, y se halla en el extremo final del reco­rrido del lado argentino. E1 segundo, originado en un amplio y caudaloso brazo del río, tiene en su proximidad saltos menores, como el Adán y Eva, el Bossetti y Dos Mosqueteros. Otros saltos son el Alvar Nuñez, el Lanusse y el Dos Hermanas.

E1 río, una vez superada la zona de los saltos, vuelve a recuperar un lecho común de unos ochenta metros de ancho con aguas muy turbulentas en sus primeros tramos y bordeado por altas barrancas. Luego el agua se va tornando más calma hasta desembocar tranquilamente sobre el río Paraná, en un abrazo cotidiano y eterno. E1 punto es conocido como Tres Fronteras porque se ven, en frente, las barrancas paraguayas y brasileñas formando un paisaje de imponente belleza. Observar la luna llena de enero en las cataratas consiste en un espetáculo único en el mundo. Las noches de luna llena reflejadas en el agua y en el cielo son de una belleza inimaginable, que para disfrutarlo hay que verlo.

Además de los paseos que se puede disfrutar en el Parque Nacional Iguazú, que comprende mini­circuitos típicos como los paseos Inferior y Superior, el paseo a la Garganta del Diablo, la recorrida por la isla San Martín y por la selva para la observación de la flora y la fauna, también es posible hacer trekking, mountain bike, berdwatching, paseos en gomones por el río Iguazú superior y cabalgatas ecológicas, entre otras actividades que se pueden desarrollar en contacto con la naturaleza. Para la noche, en la ciudad de Puerto Iguazú se encuentra el lujoso Casino Internacional Iguazú, que incluye un hotel de sofisticado confort. Las alternativas turísticas en esta zona son incontables y a favor de ellas se invierte en los últimos años en ampliar más y más la infraestructura receptiva de la región.




2) Corredor de las Ruinas Jesuíticas

Mas dedicado al turismo cultural, este circuito incluye los lugares que cuentan con vestigios de los pueblos jesuíticos de guaraníes creados entre los siglos XVII y XVII por los sacerdotes de la Compañía de Jesús; algunos de ellos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en 1984.

De todas las ruinas del territorio argentino -la Compañía de Jesús extendió sus dominios aun en territorios de la actual república del Paraguay y del Brasil, las que presentan el mayor grado de conservación gracias a los sucesivos trabajos de restauración son las de San Ignacio Miní, ubicadas en la localidad del mismo nombre. En el predio de las ruinas funcionan el Museo y el Centro de Investigación.

San Ignacio fue fundada en 1632, y en su época de mayor apogeo llegó a contar más de 3.300 habitantes y su estrecha relación con el río Paraná le permitió mantener una fluida comunicación con las otras reducciones de la región. Tanto en esta ruina cuanto en las otras, es posible definir el perfil arquitectónico y artístico que se desplegó en ellas, aunque, desde lo estrictamente académico, es muy difícil precisar la pureza de un estilo.
En la localidad de San Ignacio, que creció y se desarrolló como fruto de este pueblo jesuítico, cuenta con otros atractivos no menos interesantes para el turismo cultural.

El Museo de la Casa de Horacio Quiroga, famoso escritor uruguayo, paradigma de la bohemia intelectual de principios de siglo, que en 1906 llegó a Misiones para aislarse en la selva brinda una interesante perspectiva sobre su vida. Quiroga es el autor de obras clásicas para la literatura regional, como "Cuentos de la selva", "Cuentos de amor, de locura y de muerte" y "Los desterrados" entre otros.

Loreto
Un poco más cerca de Posadas se encuentran los vestigios de lo que fue el pueblo jesuítico-guaraní de Nuestra Señora de Loreto, en la localidad homónima. Esta reducción tuvo una doble fundación, en 1632, primero y, luego, en 1686 en su última ubicación. Fue una de las más importantes durante el período de apogeo de la etapa jesuítica. Allí se fabricaban lienzos y era considerable la producción de yerba mate, proveniente de los bosques naturales que abundaban en sus alrededores. Asimismo, en esta reducción funcionó la primera imprenta, en la cual se editaron numerosos libros, incluso en idioma guaraní.

Luego de la expulsión de los jesuitas, fue sucesivamente saqueada e incendiada con la consecuente migración de sus habitantes. El avance de la selva, entonces, no encontró resistencias para derruir sus muros y, en la actualidad, quedan pocos vestigios de sus construcciones.

Santa Ana
Unos kilómetros mas al sur, se pueden visitar las ruinas de lo que fue la reducción de Santa Ana, ubicadas en la localidad homónima, se hallan las ruinas que corresponden a la Reducción de Santa Ana, fundada en 1637. A pesar del paso del tiempo, en el lugar se puede observar la plaza central, los vestigios de la iglesia, los talleres y el cementerio, que tiene la particularidad de haber sido usado por los primeros pobladores del pueblo de Santa Ana. También es factible ver los rastros de lo que fue la estructura productiva de esta reducción: aguadas, solares, huerto y sistema de riego escalonado.

Santa María
Este circuito culmina con las ruinas de la Misión Santa María la Mayor, ubicadas en la colonia homónima, del departamento de Concepción, distantes unos ciento treinta kilómetros de Posadas. Este conjunto brinda una perspectiva diferente a los anteriores, ya que es uno de los ubicados sobre el costado del río Uruguay, ubicación que lo hacía más expuesto a los ataques de las malocas paulistas. Fue fundada en 1636, y sufrió varios traslados hasta llegar a ese asentamiento definitivo.

Su iglesia tenía dimensiones pequeñas y se presume que la intención de los sacerdotes era construir una mayor, debido al aumento de la población, cosa que no sucedió. Los muros de la vivienda de los religiosos, los talleres y el colegio están conservados, y su particularidad, en relación con el modelo ur­bano de las otras reducciones, es la presencia de una secuencia de plazas y plazoletas. En estas ruinas existe un centro de atención a turistas, con to­da la infraestructura adecuada para recibir a los visitantes.

Este corredor de las ruinas jesuíticas se completará con el rescate de los vestigios del pueblo de Santos Mártires del Japón, ubicado a escasos kilómetros de Santa María, también sobre el Uruguay, que se encuentra en estado de puesta en valor por parte de la Provincia.



3) Corredor de las Sierras

Este corredor comienza en Posadas y continúa por la Ruta Nacional 12 hasta la localidad de Santa Ana, desde donde se interna hacia el centro de la provincia, por la Ruta Provincial 103, hasta llegar a la Ruta Nacional 14.

Esta ruta corre paralela al sistema serrano central, la Sierra de Misiones, verdadera columna vertebral de la provincia y divisoria de aguas entre los ríos Paraná y Uruguay. El recorrido finaliza en Bernardo de Irigoyen y posee atractivos de notable belleza, que no deben ser eludidos en una visita a Misiones.

Oberá
A 45 kilómetros de Santa Ana, se llega a la ciudad de Oberá, ubicada en el centro sur de la provincia sobre un relieve bastante quebrado que otorga enormes subidas y bajadas a sus amplias y arboladas calles y avenidas Esta ciudad es fruto de una importante corriente inmigratoria de origen europeo que continuó hasta pasada la última guerra mundial.

Recibe el apodo, de "Capital del Monte", precisamente porque apareció y se fue desarrollando en medio de una cerrada selva subtropical. En la actualidad sigue siendo un centro económico y sociocultural de magnitud y durante muchos años fue el asentamiento urbano más importante de toda la región. Cuenta con infraestructura urbana completa y de buen nivel para el turismo.

En homenaje a sus orígenes, se realiza aquí anualmente la Fiesta Nacional del Inmigrante, cuya primera versión fue en 1980, en un afán por rescatar el rico patrimonio sociocultural que significó el aporte de los inmigrantes de países limítrofes, europeos y asiáticos que se ra­dicaron en la zona. La fiesta constituye todo un símbolo de la pacífica convivencia y sólida integración lograda entre los hombres y las mujeres de muy distintas nacionalidades, que fundaron una sociedad sobre la base del respeto por las diferencias.

Se realiza en la primera quincena de septiembre y las colectividades lucen sus trajes típicos, sus comidas, la música y la danza de la patria lejana, extiben sus artesanías y las expresio­nes artísticas que se manifiestan en el transcurso del año.  

El Parque de las Naciones: en concordancia con los objetivos de la Fiesta del Inmigrante se inició este proyecto ubicado sobre un predio de unas diez hectáreas, en la intersección de las rutas 14 y 5, en uno de los accesos a la ciudad. Allí, las colectividades levantaron sus sedes que reproducen las características arquitectónicas más representativas de sus países.

El Complejo Turístico Municipal Salto Berrondo: Ubicado sobre la Ruta 103, este es un lugar de gran belleza gracias al aprovechamiento de los recursos naturales. Está equipado con confitería, quinchos y parrillas, una pileta de natación y un lago artificial, además de sanitarios, juegos infantiles y canchas de deportes (fútbol y voleibol). El predio de diez hectáreas está atravesado por un arroyo que sortea una caída de agua de misteriosa belleza, producida por un gran cañadón cubierto de espesa vegetación convertido en parque, ideal para el paseo. Es un sitio para acampar en contacto con la majestuosidad del paisaje, aprovechando la buena infraestructura existente.

También en Oberá se puede visitar el Refugio Na­tural El Chachí, de la Fundación Vida Silvestre, y la Reserva Natural Mbotaby, perteneciente a la municipalidad. Ambos son utilizados con fines educativos, turísticos y recreativos, además de cumplir la misión de reserva biológica y genética apta para la investigación científica.
Además se pueden visitar el Museo de Ciencias Naturales Florentino Ameghino y el Ofidiario y Centro Zoo Toxicológico Misiones, único de estas características en el interior de la provincia. Entre los atractivos arquitectónicos se encuentran la Iglesia San Antonio, parroquia católica de la ciudad y la Iglesia de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, católica ucraniana del rito bizantino antiguo, cuya construcción tiene una fuerte influencia persa que se aprecia en la inmensa bóveda y en la cúpula cubierta de placas de cobre. Los vitrales de intensa policromía y las paredes interiores recubiertas de valiosos frescos completan el conjunto arquitectónico de esta iglesia.  Oberá tiene además un moderno autódromo de 2.800 metros de pista asfaltada y ubicado sobre suaves colinas, donde se desarrollan competencias automovilísticas de nivel provincial y nacional.

Aristóbulo del Valle
El Corredor de la Sierra continúa hacia el norte por la Ruta 14 que se desplaza sobre una serranía cada vez más pronunciada, hasta llegar a la localidad de Aristóbulo del Valle.

Allí se encuentra el Parque Provincial del Salto Encantado, belleza natural que tiene una caída espectacular de sesenta metros de altura, por donde se desploman las aguas del arroyo Cuñá Pirú que pese a reunir un excesivo caudal no disminuye su impresionante vista. La presencia de la selva es protagonista en este paseo. El lugar es ideal para acampar, ya que cuenta con servicio de proveeduría, bar y restaurante, además de bien instalados servicios sanitarios. La ciudad de Aristóbulo del Valle cuenta además con un Museo de Esculturas al Aire Libre que puede verse en cualquier momento del día.

San Pedro
Continuando por la Ruta 14 se llega hasta la localidad de San Pedro, donde se puede visitar el Parque Provincial de la Araucaria, que protege un bosque natural de la especie Araucaria angustifolia, rebautizada popularmente aquí como "pino Paraná".

Se trata de un árbol autóctono de la región, de gran valor por su madera y bautizado como la "reina de la selva" por su particular morfología que semeja a una flor abierta y que es la atracción principal del paisaje.
El corredor culmina en la localidad de Bernardo de Irigoyen, la población más oriental del país, la que está a mayor altura en las sierras, 805 metros sobre el nivel del mar, y que, además, se encuentra en la frontera seca con la República del Brasil. 

Si se continúa por la Ruta 14, es posible acceder a las cascadas del arroyo Alegría, cerca de Tobuna, y luego llegar a las Cataratas del Iguazú a través de la Ruta Nacional 101, que atraviesa el Parque Nacional Iguazú.




4) Corredor de la Producción

Este corredor abarca la región centro sur de Misiones y exhibe los aspectos más salientes de las distintas actividades productivas que son pilares de la economía local. Entre ellos se encuentran la yerba, el té y otras producciones agropecuarias.

Comienza en Posadas y recorre las rutas 105 y 14, y se visitan las localidades de San José, donde se encuentran establecimientos procesadores de yerba, estancias y otras producciones agrícolas. Luego se llega a Apóstoles "Capital de la Yerba Mate" que concentra a los establecimientos más grandes que procesan esa materia prima y donde se desarrolla anualmente la Fiesta Provincial de la Yerba Mate.
Mas adelante, se llega a San Javier, que a orillas del río Uruguay cuenta con un ingenio azucarero que en algún momento fue muy importante en la producción nacional y que hoy se concentra en la elaboración de azúcar orgánica destinado al mercado extranjero.

 En esta localidad se puede visitar el Cerro Monje, un centro de peregrinación muy popular que durante la Semana Santa se convierte en el santuario más visitado de la provincia. Se trata de una colina que encierra la leyenda de un monje que data de los orígenes jesuíticos de la localidad, creada en base al pueblo de san Francisco Javier.

A partir de allí se generaron legendarios relatos que convocan hasta el día de hoy a un gran número de fieles al santuario de este personaje asceta que, de acuerdo a la creencia popular, tenía poderes milagrosos y vivió en ese cerro. En este circuito se encuentra también la localidad de Leandro N. Alem, que es digna de ser visitada y donde, anualmente, se realiza la Fiesta Provincial de la Cerveza y donde también hay atractivos naturales y culturales. Con gran población de origen alemán, esta ciudad cuenta con una Reserva Forestal y el Orquidiario Blumen Haus que se transforman en unos de sus grandes atractivos. Allí se realiza también el Encuentro Nacional de Escultura en Madera, que anualmente convoca a artistas de todo el país.

Además de estos corredores la provincia posee muchos otros lugares y bellezas dignos de conocer. Misiones es mágica y hermosa. Misiones, la hermosa




Fuente Secretaría de Turismo de la Provincia de Misiones

0 - DEJA TU OPINIÓN: ACÁ:

Publicar un comentario

Su mensaje se publicará en breve. Muchas gracias por opinar.

 
ir arriba