REVISTA DE BARRIO CONVERTIDA EN BLOG

ACOMPAÑANOS CON UN MATE, TÉ, CAFÉ O CON LO QUE GUSTES
¡BIENVENIDOS! - ¡WELCOME!

PROVINCIA DE MISIONES, REPÚBLICA ARGENTINA
En español - Language Spanish

GRACIAS POR LA VISITA

-----------------------------------------------------------------------------
Este blog cuenta con temas de creación personal y extraídos de la web, revistas, diarios, con la única intención de entretener, aportar algo educativo y compartir un momento informativo sobre distintas cuestiones (Sin fines de lucro u otros intereses comerciales). Para ver los TEMAS anteriores, clickea en "LOS TEMAS PUBLICADOS" que se ordenan por año y número de post con sus respectivos títulos.

martes, 1 de junio de 2010

165 - Crónicas posadeñas

Mientras tomo un matecito en esta mañana fría, previa a mis labores rutinarias, me pongo a revisar el baúl del recuerdo y me encuentro con el Anuario 2004 del Diario Primera Edición de Posadas donde se publicaron las notas más destacadas de ese año. Comienzo a hojearlo, para recordar los tópicos publicados y (como con todo pasquín) me encuentro con notas políticas, policiales, políticas, tragedias, políticas, reclamos... Hasta que en la página 55 con el título de "La historia de la lápida en el Concejo Deliberante" aparece una crónica que vale la pena transcribirla:
"La historia de la lápida en el Concejo Deliberante"

"El hallazgo causó conmoción en Posadas. pertenecía a Hilda V. Fernícola, una niña que murió en 1907 en pleno brote de peste bubónica. Los misterios de una familia misionera"

Se acercaba el Día de Todos los Muertos cuando hallaron una lápida de granito en el CONCEJO DELIBERANTE DE POSADAS. Hilda V. Fernícola, una niña de seis años que murió en 1907 y "regresó" del más allá para develar los misterios de una familia controvertida.
La lápida causó conmoción en Posadas, casi de inmediato se dieron cita funcionarios, historiadores y hasta arquitectos que se dedican a recopilar datos de la ciudad. Así surgió la primera pero desacertada hipótesis; éste podría haber sido el patio de la casa de los Fernícola y lo usaron para enterrar a la pequeña como se estilaba, pues los entierros familiares eran comunes.
Como el hallazgo fue en horas de la mañana, ya cayendo la noche, un grupo de personas observaron algo a través de las rendijas de los costados y detectaron aire. No había suelo debajo de la lápida sino un pozo de varios metros de profundidad, así vieron que la mole de cemento con la dedicatoria de recuerdos familiares, en realidad fue utilizada para cubrir el pozo y no para cerrar la tumba.
Al día siguiente, la arquitecta Mari Sierra corroboró los datos, pues los últimos registros hablan a las claras de que en noviembre o diciembre de 1909, el Consejo Municipal (antigua Municipalidad de Posadas y Concejo Deliberante) le compró la propiedad a la familia Pomar y la habilitó como organismo comunal en 1910. O sea que tampoco es cierto que la familia Fernícola u otra familia posadeña haya donado una propiedad al estado local.
"Primera Edición" reconstruyó la historia poco a poco, con la memoria de los posadeños, con registros y con la ayuda de la historiadora Celina Etorena de freaza, quien siguió la búsqueda entre viejos libros históricos para corroborar lo que ya suponía: Hilda murió en pleno brote de peste bubónica.
La epidemia se había iniciado en la fábrica de pastas de su padre. Todos los empleados murieron y el médico municipal ordenó clausurar el establecimiento más grande de la ciudad, ubicado en la calle Colón entre Córdoba y Bolívar (actual estación del ACA, frente a Maravilla) estaban instaladas las caballerizas desde donde partían los carros cargados con pan, fideos y otros alimentos provenientes de la harina, un manjar para las ratas.

Todos muertos
Respecto a la tumba, la familia Fernícola tiene un panteón en el cementerio "La Piedad" de Posadas, ubicado en el sector 2-4. Silvia Gómez, la responsable del Palacio del Mate, se metió en los archivos y certificó que Carlos Fernícola (padre de Hilda) compró una parcela en el cementerio, el 17 de diciembre de 1907, justo el día que murió la pequeña.
Entonces la obviedad nos llevó a pensar que la niñadescansaría en la tradicional necrópolis de la chacra 60 (cementerio) y hasta allá fuimos y visualizamos sobre el altar del mausoleo dos angelitos, símbolos inequívocos de la presencia de un cuerpo de niño.
cabe suponer además que la lápida fue utilizada para una tumba provisoria, mientras se construía el panteón familiar, pues según los datos del cementerio, se habría inaugurado recién en 1910.

¿Cómo fue a parar en la comuna?
Raúl fernícola, hermano de Hilda, fue intendente de Posadas desde enero de 1929 hasta el 18 de enero de 1930. En ese lapso quizás tuvo en su poder la lápida de su hermana y la custodiaba en sectores del municipio, que ya tenía las oficinas en la actual casona de Bolivar y Rivadavia. Como es obvio, Raúl no habría utilizado la lápida de su hermana muerta para tapar el pozo, pero en su rápida "partida" pudo habérsela dejado olvidada y otros lo ocuparon para ese fin descabellado. La historia escrita en las Jornadas Sobre Poblamiento en Misiones (del Instituto Montoya)y en las que participó Celina Etorena, está en detalle por qué de la rápida salida del intendente Fernícola. Todo pasó durante el 29 cuando Raúl Fernícola quiso privatizar la Usina Eléctrica municipal, pero como el vecindario creyó que se trataba de un "negocio", se produjo un recordado motín popular que derivó en enfrentamientos con palos, piedras y tiros. Así terminó su corta intendencia que fue intervenida por el propio presidente Irigoyen, quien envió uno de sus hombres de confianza.

La peste en Posadas
Cuando se descubrió la lápida en el Concejo, lo primero que intentaron fue encontrar a algún descendiente de los Fernícola y hallaron a quien se supone es el único, Raúl pedro fernícola. Él aseguró que Hilda murió de tos convulsa, una de las tantas víctimas de una epidemia que había azotado la ciudad. Aunque esa es la creencia familiar Celina Etorena encontró el resumen de las actas del Consejo Municipal, donde consta la documentación histórica del período 1872-1920 que realizó el investigador, escritor e historiador Lucas Braulio Areco; allí está en detalle lo que sucedió en la sesión del 18 de noviembre de 1907 (apenas un día de la muerte de Hilda). El doctor Héctor Barreyro reconoció públicamente que Francisco Batani, vecino de Posadas, murió de peste bubónica. Fue su primer caso detectado, pero hubo otros. Pidió que se clausure la Panadería y Fideería de don Carlos Fernícola por ser el foco de infección, que se proceda al aislamiento de la manzana (calle Colón, Bolívar, San Lorenzo y Felix de Azara); "aislar asimismo, las casas donde actualmente existen enfermos sospechosos y que se queme el rancho en que falleció Batani".
En este contexto vivía Hilda, con sus seis años, recordada hoy por su sobrino como una niña delgada y "muy chiquitita". Su debilidad se debería a su nacimiento prematuro, que fue forzado para salvar a su madre, que fue víctima de eclamsia (hipertensión durante el embarazo).

La casa
Los Fernícola eran muy conocidos en Posadas, al principio por su poderío económico y más adelante por la participación de las hermanas Elena y dalila en las filas del Peronismo. "Eran muy honestas y sumamente modestas, llevaban una vida como todos cuando ellas tenían mucho dinero" contó Andrea Vélez de Sejas Torres. La familia vivió "toda la vida" en el caserón que está por Colón, entre Córdoba y Bolívar, aseguran los posadeños. Ahora apenas queda uan parte de la propiedad familiar que alcanzaba toda la manzana, incluso Carmen Brañas dijo que al lado de la panadería estaba las caballerizas de Carlos Fernícola.

El viernes 29 octubre 2004 el Diario "Misiones on Line" publicó en su sección Sociedad, esto:
Comisión para contar la historia
La lápida de la niña Fernícola, descubierta hace poco debajo del piso del hall del Concejo Deliberante, motivó el proyecto de la concejala Nora Marquez para la creación de una Comisión Histórica Municipal. La misma edil indicó que la idea surgió como consecuencia del hallazgo de la reliquia de mármol de 1901, con la que todavía el Legislativo municipal no sabe qué hacer, y que por otra parte es objeto de visita cotidiana de escolares y vecinos curiosos, que se acercan a la lápida y leen dificultosamente el borroso epitafio que los padres dedicaron a la infortunada niña posadeña de principios de siglo XX. El proyecto, propone darle a la lápida un destino como patrimonio histórico dentro del edificio, incluso con la posibilidad de dejarla donde fue encontrada. Una especie de rincón histórico, donde se conserve también este piso original, dijo Márquez. La Comisión, que sería permanente, se encargará también de redactar y publicar una obra sobre la historia de la ciudad de Posadas, que de aprobarse el proyecto estaría en la calle en menos de un año.

Quien se iba a encargar de ver que había en el pozo fue la antropóloga con especialización arqueológica Ruth Poujade, publica el Anuario del diario Primera Edición. De todos modos no es relevante ya que se trataría de  un pozo ciego pero ese tema es otra historia. La Lápida de la niña quedó como patrimonio histórico de la ciudad.

1 - DEJA TU OPINIÓN: ACÁ:

LEO DUARTE dijo...

SABIAN QUE LA PESTE BUBONICA FUE OCASIONADA POR HARINA QUE VINO DESDE PARANA DE UN MOLINO UBICADO ALLI. LAS RATAS TIENEN PULGAS MUY PEQUEÑAS QUE VAN SALTANDO DE LUGAR EN LUGAR.

Publicar un comentario

Su mensaje se publicará en breve. Muchas gracias por opinar.

 
ir arriba