REVISTA DE BARRIO CONVERTIDA EN BLOG

ACOMPAÑANOS CON UN MATE, TÉ, CAFÉ O CON LO QUE GUSTES
¡BIENVENIDOS! - ¡WELCOME!

PROVINCIA DE MISIONES, REPÚBLICA ARGENTINA
En español - Language Spanish

GRACIAS POR LA VISITA

-----------------------------------------------------------------------------
Este blog cuenta con temas de creación personal y extraídos de la web, revistas, diarios, con la única intención de entretener, aportar algo educativo y compartir un momento informativo sobre distintas cuestiones (Sin fines de lucro u otros intereses comerciales). Para ver los TEMAS anteriores, clickea en "LOS TEMAS PUBLICADOS" que se ordenan por año y número de post con sus respectivos títulos.

miércoles, 9 de diciembre de 2009

86 - Comerse las uñas

Gran porcentaje de la población en algun momento tiende a llevarse los dedos a la boca y se muerden las uñas. Ya sea por nervios, costumbre, ansiedad, las uñas de las manos y en extremo de los pies son las "victimas" de nuestros dientes.

Segun wikipedia La onicofagia (del griego onyx, ‘uña’ y phagein, ‘comer’) es el hábito de morderse (roer) o comerse las uñas de uno mismo. Se presenta en estados de ansiedad, normalmente puede estar asociado con el nerviosismo y el estrés. Una vez establecido en sujetos ansiosos puede ser desencadenado por el hambre, aburrimiento e inactividad. También puede ser un síntoma de algún trastorno mental o emocional, según su frecuencia. Su nombre clínico es onicofagia crónica.

Investigando me encontré con un artículo publicado en la Nación.com que explica lo que es La onicofagia o lo que describía como comerse las uñas.

Según el artículo es definido como un trastorno muy común causado por la ansiedad, el estrés y las conductas obsesivas y que en tiempos de crisis personales esta conducta compulsiva se intensifica.
Quien se explaya en la nota es el doctor Francisco Doria Medina una eminencia en el tema quien nos revela que entre las complicaciones que este hábito trae, las más fuertes son de orden social. "Cohíbe, avergüenza, atenta contra la autoestima", enumera. Agrega como efecto secundario, también, uno de índole físico. "Suele provocar infecciones".

La nota continúa con las expresiones de la médica psiquiatra y homeópata Elba Garber quien abre los ojos muy grandes cuando se le sugiere la posibilidad de que esto sea un problema hereditario:
-¿Genético? ¡No!- Descarta. Enseguida habla de trastornos de ansiedad y de necesidad de contacto de quienes lo padecen. -Todo el tiempo están tocándose las manos; esa es una búsqueda de contacto-, comenta en su apacible consultorio de Belgrano.

Allí, de una fuente emana un hilo de agua que relaja. Un sahumerio trae maderas de oriente. El ambiente de luz tenue y el sonido del agua armoniza con libros de psicología, sociología y autoayuda; también hay almohadones sobre un sillón tipo diván. Los frasquitos de Flores de Bach descansan alineados en una repisa. Esta es la principal terapia, cree Garber: escuchar a sus pacientes y acompañar el tratamiento con homeopatía.

Video publicado en la Nación.com sobre este tema:


La nacion.com.ar


A TENER EN CUENTA:

Aunque en muchos casos perdura hasta la edad adulta, la mayor incidencia de este mal hábito se da en la pubertad. Es más común en el sexo masculino que en el femenino, y ocurre con la siguiente frecuencia:

* 44% de adolescentes
* 28% al 33% de niños entre 7 y 10 años
* 19% al 29% de adultos jóvenes
* 5% de adultos mayores.

Morderse las uñas puede resultar en el transporte de gérmenes que se ocultan bajo las uñas a la boca o viceversa, llevando a la hinchazón del dedo y en casos extremos pus.

El mordedor compulsivo de uñas puede estar tentado a comer no sólo ésta sino también la cutícula y la piel de alrededor, provocándose heridas por donde sufrir infecciones oportunistas micróbicas y virales.

Dañarse la piel o uñas puede llevar a la ansiedad por la apariencia de las manos, produciéndose así un círculo vicioso (realimentación o feedback) que perpetúa la conducta.

El hábito crónico de morderse las uñas es perjudicial a largo plazo para la sustancia adamantina frontal de los dientes, aumentando la caries en las zonas afectadas.
(Wikipedia.com)

Esta enfermedad que como se sabe tiene raíz psicológica por sobre todo puede provocarnos a deformar nuestros dedos y promover infecciones de que trae consecuencias en el organismo:

0 - DEJA TU OPINIÓN: ACÁ:

Publicar un comentario

Su mensaje se publicará en breve. Muchas gracias por opinar.

 
ir arriba